Gwen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gwen

Mensaje por Fal'cie Etro el Jue Dic 25, 2014 3:28 pm



Gwendoline “Gwen” Firehair



EDAD
30 años

RAZA
Miqo’te + Roegadyn

COSMOLOGÍA
Menphina, la Amante; 18 de Febrero

ALINEAMIENTO
Caótico Bueno

PROFESIÓN
Caballero Dragón

ORIGEN
Torkandar (Aldea situada cerca del Monte Ordalia)
Tierras Libres
Continente del sur

FACCIÓN
Clan Centurio



APARIENCIA

Gwen es una mujer que llama mucho la atención físicamente debido a sus exóticos rasgos. Mide 2’10 metros, es de complexión robusta y los rasgos de su rostro son casi los de un miqo’te. Tiene el cabello largo y pelirrojo, la mayoría de veces despeinado; la tez de su piel es blancuzca y pecosa; y sus ojos son de un color verde con algunas manchas amarronadas.

Para sorpresa de muchos, Gwen no suele llevar una vestimenta muy común en las ciudades, ya que no fue capaz de desprenderse de los ropajes de su gente. Difícilmente se desprende de su armadura y de su capa de piel de oso que le regaló su madre debido a su afición a la caza. Dicha armadura le cubre los brazos y el torso, llevando los muslos al descubierto y tapando el resto de sus piernas con unas largas botas que le llegan hasta por encima de la rodilla, también hechas de piel de oso. De normal lleva su arma siempre cargada en su espalda.


PERSONALIDAD

Si alguna vez acusan a Gwen de hacer el mal, realmente es porque no lo hizo aposta. La caballero dragón no es tan amenazadora como pueda parecer a simple vista, en realidad le gusta ayudar a las personas y difícilmente se enfada. Tiende a ser comprensiva y a veces le cuesta un poco entablar conversación con los demás, dando lo mejor de sí cuando coge confianza.

El inconveniente es que Gwen tiende a fastidiar todos sus intentos de hacer el bien. Rompe algunas normas sin desearlo, siempre sale herido alguien (a veces le cuesta controlar su sangre roegadyn) y al final es el carisma de su amiga Leonela, una semi-enana semi-lalafell, la que termina sacándole de sus meteduras de pata gracias a su carisma.

Aunque cuando Gwen se frustra o se le agota la paciencia, muestra tener mucho carácter y mal genio. Aunque difícilmente deja que esa parte de su personalidad salga a la luz.

SINOPSIS

El origen de Gwen proviene de una tribu de roegadyn, los Puño Pétreo, liderados antiguamente por un cruel berserker llamado Tharhen. Con la muerte del tiránico líder por sus crímenes a manos de uno de sus hijos bastardos, Ignus (quien tenía sangre elezen), los Puño Pétreo se asentaron cerca del Monte Ordalia, en una distancia prudencial. Ignus decidió nombrar la nueva aldea como Torkandar, en honor al hermano de Tharhen, Torkan, quien en vida fue un honorable guerrero y que fue injustamente asesinado a traición por su propia sangre.

Con una ideología menos bélica y racista, la tribu aceptó a gente entre sus filas de diferentes razas. Fue en aquella época donde una brava roegadyn llamada Yanara conoció a un mercenario de sangre albhed y miqo’te de nombre Sylvanus – quien buscaba en el monte Ordalia el perdón por sus decisiones y así redimirse – y del amor que surgió entre ambos nació Gwendoline.  

Gwen pasó los primeros años de su vida en aparente tranquilidad. El actual líder de la tribu, Ignus, mostraba ser justo. El cambio llegó con la aparición de otro hijo bastardo del infame Tharhen, quien se hacía llamar Keiran Black, un semi hume con un aura que perturbaba a Gwen. Keiran, quien antaño fuese un aprendiz de mago negro, había abrazado la oscuridad, se había convertido en un caballero oscuro. Aunque en un principio, tanto la familia de Gwen como el resto de la tribu lo trataron al principio con desconfianza por el parecido que tenía con su padre, pronto la joven vio en él a un hombre sabio que había vivido grandes aventuras y que detrás de todo el dolor que sentía, se escondía un tipo realmente simpático.

Fue así como al cumplir los dieciséis años, quiso salir de la aldea para explorar y convertirse en una luchadora. Tuvo que pasar un año entrenándose para ser caballero dragón bajo la tutela de su tío Rosken para poder demostrarle a su familia que era capaz de sobrevivir en el mundo. Pero a pesar de todo, su madre – quien había enviudado después de una larga enfermedad que asoló a Sylvanus – había acabado convirtiéndose en una mujer muy sobre protectora y prohibió a Gwen salir de Torkandar, ni siquiera para demostrar sus habilidades en el monte Ordalia. Finalmente, Gwen decidió partir con Keiran a escondidas.

En compañía del caballero oscuro, Gwen viajó hasta la república de Galbadia. Su destino fue la aldea de Wutai, en la región de Limberry. Allí supo más del pasado de Keiran y de sus viejos aliados, entre los que estaba un monje llamado Viktor Hardrock, el mismo que les buscó un techo en Wutai. Aunque Keiran acabó marchándose a seguir con su vida errante, Gwen vivió en la aldea unos años y durante ese tiempo conoció buenos amigos, consiguiendo también ganarse cierta autonomía trabajando como herrera. Pero fue otro caballero dragón quien consiguió que su vida diera otro giro, quien procedía de Esthar y respondía al nombre de Nathaniel Hunter. Nate – como le llamaban informalmente – había ido a Wutai visitar a su tío Viktor y a visarle del mal que su madre padecía. En las siguientes visitas, Gwen pudo conocerlo mejor – lo consideraba un enclenque, sobretodo porque “solamente” medía el metro setenta y nueve – y se acabó enamorando de él.

Entonces, aun cuando aquella relación no había llegado a formarse del todo, Nate recibió una misteriosa noticia que le hizo dejar Wutai. Le prometió a Gwen que volvería a por ella y viajarían juntos, pero el caballero dragón no apareció y se le dio por muerto. Únicamente Gwen mantuvo la esperanza de que estuviera vivo y dejó Wutai, pero no sin antes despedirse de Viktor y agradecerle por su hospitalidad.

Estuvo cuatro años investigando sobre Nate y durante ese tiempo conoció a la que sería su mejor amiga, una mestiza de enana y lalafell alquimista llamada Leonela. Buscando pistas entre las dos dieron con una jugosa información: Nate había estado trabajando para el Clan Centurio. Decidida a encontrarle, se unió también a sus filas, al igual que Leonela.



VIRTUDES

Sigilo (Racial):
Le resulta muy fácil, casi como respirar, desplazarse sigilosamente. Su aspecto no es un problema cuando quiere pasar desapercibida.

Bilingüe:
Sabe hablar el común y el albhed (por su padre).

Intimidación:
Gracias a su aspecto, Gwen suele dar una impresión contraria a como es en realidad. ¿Inconvenientes? de tener sangre roegadyn.

Oficio:
Durante su estancia en Wutai, llegó a trabajar como aprendiza de herrera.

Independencia:
Gwen estuvo concienciada desde muy joven que no dependería siempre de sus padres y actualmente vive de sus propios logros.

DEFECTOS

Gafe:
Da igual lo buenas que sean sus intenciones, siempre habrá algo que le salga mal y que acabe empeorando más los problemas que arreglarlos.

Impulsividad:
Un plus que fomenta la mayor parte del tiempo a sus meteduras de pata. Leonela ya le aconseja que se piense más de dos veces antes de actuar, sin éxito.

Mala reputación:
Muchos de sus problemas han llegado a circular como cotilleos y han llegado a algunos oídos, más durante los últimos cuatro años.




Registro de Batalla

Combates PVP ganados: 0
Combates PVP perdidos: 0
Combates PVP empatados: 0

Combates PVM ganados: 0
Combates PVM perdidos: 0

Combates BOSS ganados: 0
Combates BOSS perdidos: 0

Misiones  de facción completadas: 0
Misiones de nación completadas: 0
Misiones libres completadas: 0
Misiones de facción fallidas: 0
Misiones de nación fallidas: 0
Misiones libres fallidas: 0
avatar
Fal'cie Etro
La Vigilante
La Vigilante

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 20/09/2014

Ver perfil de usuario http://ffrenascentia.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.