Conociendo Esthar [Ryei]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conociendo Esthar [Ryei]

Mensaje por Akeelah el Sáb Nov 22, 2014 12:23 pm

-Ok Akeelah, cálmate, tu solo concéntrate y no dejes que  las desaprensivas miradas te intimiden, tu tienes todo el tiempo que quieres.- Akeelah estaba formando una cola detrás de ella, pero le daba igual, estaba a punto de hacer algo a lo que no acostumbraba así que necesitaba tiempo.- respira hondo...uno...dos... ¡Y tres!

Dio un pequeño brinco cayendo de pie sobre uno de los peldaños de la escalera mecánica, y aunque casi pierde el equilibrio logro agarrarse al pasamano de aquella maquina a la que tan poco estaba acostumbrada. Akeelah se emociono tanto por su pequeño logro que elevo los brazos en señal de victoria, ignorando al resto de personas que la miraban con desaprobación y que la tomaban por alguien del viejo continente oeste.

Era cierto que por haber residido casi toda su vida en Palamecia concretamente en la región de Gallione su interacción con la tecnología había sido my escaza hasta ahora, de modo que lo que para los residentes de Esthar resultaba algo monótono y rutinario, para Akeelah estaba siendo una nueva experiencia en su vida.

Aunque estaba disfrutando de las tecnologías de Estar, Akeelah no se había trasladado a esa ciudad por ese motivo, el motivo real era que a los oídos de Akeelah llego la noticia de que en Esthar se iba a celebrar una pequeña muestra de escultura que reuniría a artistas de la región para exponer sus nuevas obras. Como artista sentía curiosidad, ya que en Palamecia siempre tuvo que adaptar su modo de trabajar a la manera que ordenaba la academia y la Iglesia del Dogma, en cambio en el continente sin el control de la iglesia por lo visto los artistas tenían una mayor libertad para buscar nuevas formas de creación de modo que estaba ansiosa por ver la exposición.

Lo malo es que ni Johnny ni Gwyneth quisieron acompañarla de modo que tuvo que perderse sola por aquella inmensa ciudad hasta que después de varias indicaciones y de perderse una docena de veces logro sin saber muy bien como a las puertas del museo donde se celebraría la exposición. Lo primero que noto Akeelah es que el recinto no era tan grande ni fastuoso como los que podía encontrar en Palamecia, quizás era porque no se trataba de una gran exposición o puede que en Esthar no se le diera tanta importancia a las artes plásticas, de cualquier modo esto no la desanimo para nada.

Al pagar la entrada, Akeelah accedió a una primera sala en la que se encontraban obras que se expusieron el año pasado, aun no podía acceder a las demás salas ya que estas no se iban a brir hasta que se diera el discurso de apertura de los organizadores. De todas formas con las muestras que habían Akeelah ya se iba haciendo una idea de la estética del continente este.

A diferencia del oeste donde a Akeelah le obligaron a seguir unas reglas muy estrictas en cuanto a equilibrio y anatomía, los artistas del continente este aprecian tener completa libertad a la hora de hacer sus obras, por lo que veía Akeelah ellos podían crear sus obras con los materiales que quisieran,  creaban formas que no respetaban ninguna norma , insinuaban ideas o sentimientos por medio de formas muy abstractas.

Pero de todas aquellas obras una que le impresiono fue una titulada la Furia de Halone, según la descripción del panel informativo la escultura había sido construida a base de ensamblar distintas piezas de armas encontradas por el artista en el lugar donde se enfrentaron los replicantes y el ejercito de Vector hace casi un año, donde los replicantes fueron diezmados por la tecnología magitec del imperio. No solo era macabro el hecho de que se usaran los restos de las armas de unos difuntos, lo peor de todo era la forma que tenia Halone, daba miedo al verla, era un miedo hipnótico, era como ver la caída de un acantilado, aquella escultura con trozos de metal oxidados no invitaba a rezar, más bien daban ganas de huir y echarse a temblar. Era una escultura que la iglesia del Dogma no habría aprobado jamás y si estuviera en su poder, seguro que la iglesia no tardaría ni un segundo en destruir la escultura.

Akeelah se quedo ensimismada frente a la obra, mientras que la sala poco a poco se llenaba con personas rodeando el escenario improvisado donde se daría el discurso de apertura.

off: espero que te guste la idea del social, tu pj puede estar en la exposición porque le toco ser miembro de la seguridad del recinto, o porque fue a curiosear o ya tu sabrás ^^ cualquier cosa chatbox o mp


Última edición por Akeelah el Sáb Dic 06, 2014 4:18 pm, editado 1 vez
avatar
Akeelah
Los Replicantes - Iniciado
Los Replicantes - Iniciado

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Alquimista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo Esthar [Ryei]

Mensaje por Ryei el Lun Nov 24, 2014 7:39 am

Hacia dos días que Ryei había recibido un encargo. Una pequeña nota llevada por un mensajero moguri que parecía estar siempre de buen humor. La nota decía así “Se precisa de una sustitucion como guardia de seguridad en el museo histórico y cultural de Esthar, por baja repentina del trabajador habitual, Ryei Donovan deberá presentarse a las 9 a.m para el relevo del guarda pertinente, se le facilitara uniforme y la información necesaria en el lugar de trabajo.”

-Mas vale un trabajo aburrido que no tener trabajo- dijo resoplando revisando una vez mas la nota antes de irse. Y como solo había una baja Galadriel no podría ir con el. Aunque dudo mucho que le dejaran hacer el trabajo con la armadura puesta, y el se negaría rotundamente a quitársela por lo que acabaría sin hacer el trabajo. Intentaría que el rato fuera lo mas ameno posible allí, estuvo apunto de dejar las pistolas en casa, pero.... nunca se sabe, a si que se las enfundo. Ademas, ¿Que seria un guardia de seguridad sin armas?

Bajó al parkin de la sede y monto en su moto “Fenhir IV” un modelo con bastantes extras, 4 compartimentos extraibles con mando a distancia y dos mas para armas. Aquella era un bestia digna de un adicto a la tecnología. El motor de aquella maquina equivalía al de un coche de competición.
Se puso sus gafas de sol para protegerse del viento y marcho hacia el museo. Con ganas de terminar aquel aburrido día. Ryei aparcó justo enfrente del museo, era una zona reservada para los empleados, y como él aquel día lo seria prácticamente el aparcamiento llevaba su nombre, se bajó de la moto y admiro por un momento aquel enorme museo.

-Bueeeno, aquí estoy- Se quitó las gafas de sol y entró en el recinto buscando la recepción para que que indicaran donde estaba el cuarto de personal y que le proporcionaran el uniforme.

-Perdone señorita- dijo acercándose al mostrador para hablar con la señorita de información, llevaba un uniforme muy formal, con una camisa blanca y una falda por las rodillas de color negro bastante ceñida -Soy Ryei Donovan vengo a sustituir al guardia de seguridad.

-Bien ¿Me deja su carnet de identidad por favor?-dijo sonriendo con las manos cruzadas por la cintura.

-Me alegra que se tomen tan enserio la seguridad -Ryei saco la cartera y le tendió el carnet de identidad y el de miembro de Sycom. La chica lo cogió y lo pasó por un escáner el cual confirmo que era verdadero mostrando su rostro en una pantalla que tenia detrás del mostrador.

-Como comprenderá caballero, en este museo tenemos obras demasiado valiosas como para dejar la seguridad como algo de broma y dado que los agentes de seguridad del museo poseen acceso a los almacenes, cámaras de restauración, oficinas y demás dependencias tenemos que tomarnos la seguridad a otro nivel. No se confunda señor...- Miró nuevamente la pantalla – Ryei, ser un guardia de seguridad, conlleva no solo una responsabilidad, si no que es un trabajó que no se le da a cualquiera.

-No se preocupe, si alguien de Sycom se toma enserio su trabajo, ese soy yo.- Estaba bastante sorprendido, pues no esperaba que se tomaran tantas molestias ni seguridad en una exposición de esculturas.

-Bien señor Ryei, por aquí por favor. - le hizo un gesto con la mano indicándole la dirección y en cuanto el comenzó a andar ella lo precedió situándose a su lado, mientras caminaban paso a  explicarle el funcionamiento de los sistemas de seguridad y accesos del museo.
- Le he enviado a su terminal móvil un mapa del museo, si algo pasara estará al mando del resto de guardias de seguridad, mientras que ningún altercado se produzca sera uno mas. Hará la ronda y se irán rotando cada 5 minutos por todo el museo, le he marcado en el mapa la posición donde debe situarse en cada uno de los puntos, el punto verde es donde se encuentra, el punto azul es donde debe colocarse e ira cambiando cada 5 minutos dándole un toque de aviso. Dentro de 4 horas tendrás un descanso de media hora para almorzar. Todos los guardas estáis comunicados por radio entre vosotros, la sala de control de seguridad y recepción. - Llegaron a un cuarto cerrado sin manivela. Esta puerta solo se abre de dos maneras, con esta llave – dijo sacando de un collar una llave plateada con varios rieles y forma bastante extraña. La guardó de nuevo- y hablando por radio con la sala de control, ellos te abrirán desde allí siempre y cuando te vean desde esa cámara de seguridad- dijo señalando a una cámara dispuesta en uno de los lados de la puerta blindada.

-Sam, ábreme la puerta numero dos de personal por favor- desde la puerta sonó un chasquido y la chica solo tuvo que empujar para que se abriera – Esta es la sala de personal, en la taquilla 12 tienes el uniforme. - La sala era completamente blanca, el suelo tenia una baldosas blancas como la nieve y brillantes como si en aquel lugar tuviera vetada la suciedad. La taquilla tenia una ranura para pasar una tarjeta, Ryei se quedo un momento pensando si no necesitaba una especie de tarjeta de seguridad para abrirla. La mujer volvio hablar desde la puerta -Su carnet de identidad es la llave para abrirlo, ya he pasado los datos. Le espero en la sala de seguridad numero uno, siga el mapa. Le agradecería que no tardara mas de 10 minutos, tengo mas cosas que hacer. -Cerro la puerta suavemente dejándolo a solas.

-Que simpática.- dijo para escucharse el mismo, abrió la taquilla y se vistió con las ropas que allí encontró, estaban incluso plastificadas.  Aquella mujer le había dado una impresión demasiado arisca, como si aquel trabajo fuera su vida, prácticamente como un robot programado, ya vestido salió de la habitación con el terminal en la mano siguiendo las indicaciones hacia la sala de seguridad numero uno. El uniforme era totalmente negro, con el logotipo del museo arriba del pecho, era cómodo y parecía hecho a su medida. Llegó a la sala que le habían indicado y supuso lo que tendria que hacer. -Sam, puedes abrirme la puerta de seguridad numero uno -leyó en el terminal movil.


OFF// Espero estar a la altura de tus expectativas, bueno dejo ahí el post por que lo seguiré según sigas tu el tuyo, para ver si me abren la puerta o ya sucede algo.
avatar
Ryei
PSICOM - Manitas
PSICOM - Manitas

Mensajes : 120
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Ranger

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo Esthar [Ryei]

Mensaje por Akeelah el Sáb Dic 06, 2014 5:49 pm

-¿Tiene algo que atrae verdad?

-¿Disculpa?

¿Cuánto rato había estado Akeelah contemplando aquella obra? la alquimista no sabría contestarlo , se había quedado hechizada por las formas de aquella escultura de modo que se sobresalto cuando la interrumpieron. Quien la había interrumpido de su letargo era un chica, casi de la misma edad que Akeelah, pero con un atuendo más formal que de la alquimista, con cabello corto y de color plateado.

-La furia de Halone, yo también me quede asombrada la primera vez que vi esta obra. No solo demuestra el horror de aquella batalla, sino que también.
-Es un reflejo de todos los males que se ha guardado en el interior.-Le interrumpió Akeelah. Ya habia tenido tiempo para analizar la obra, se acerco a la elcultura y paso su mano por una de las placas de metal-  Me refiero al artista, es como una especie de catarsis, como si el escultor intentara exorcizarse de todos sus pecados o males por medio de esta obra.
-Vaya, pues si que has dado de pleno  ¿que eres? ¿acaso eres parte del jurado de este año?
-No, para nada, en verdad acabo de llegar a la ciudad, es la primera vez que vengo y venia para ver como se lo monta la gente de este lado del charco. De hecho era escultura en Palamecia.
-Eras escultora- Dijo sonriendo- ¿Y cómo se deja una profesión?
-Bueno, digamos que ahora lo he dejado algo aparcado y me dedico a otras cosas.- Akeelah se señalo con el pulgar el logo de los replicantes que tenía en una de las mangas de su casaca-La vida de replicante no es muy fácil, pero al menos ofrece más platos calientes que la vida bohemia.
-Una artista bohemia que se mete en el ejercito, me imagino que te metiste en un buen lio  para verte obligada a cambiar de vida ¡oh no! lo siento.- la chica junto sus manos y le hizo una reverencia a Akeelah en señal de disculpa.- Perdón, no debería entrometerme en su vida y menos hacer esta clase de juicios.
-Ey, calma que no es para tanto.- Akeelah se rasco la cabeza sin saber muy bien que hacer al ver cómo le hacían una reverencia de disculpa. Aquella chica de pelo plateado había acertado analizando a Akeelah, le sorprendió un poco que la hubiera calado, pero por su disculpa intento no tomárselo como algo grave- Si, mi historia es un poco chunga, pero bueno no pasa nada, por cierto me llamo Akeelah.
-Es un placer Akeelah, mi nombre es Kokonoe.

Ambas se estrecharon la mano, puede que n convenciera a Gwyn y a Johnny de acompañarla, pero al menos se las estaba apañando para hacer una nueva mitad.

-Y dime Kokonoe ¿qué te trae por aquí? ¿te dedicas al arte?- Ahora era el turno de Akeelah para indagar sobre su vida- Acaso eres merchante, si es así, dímelo que me hará falta contactos ahora que empiezo de cero, jaja
-No, en realidad vine porque conozco personalmente a Van Burem, el escultor de esta obra. Él y mi madre se conocían de hace muchos años y venia a hablar con él...-De repente la expresión de Kokonoe cambio, tenía un aspecto jovial, pero se mostro por un momento más seria- Sabes, incluso si un artista intenta redimir su consciencia por medio del arte, igual tiene que pagar por sus errores de una forma u otra.

Justo cuando Akeelah le quería preguntar por esa afirmación tan extraña que había dicho Kokonoe, la iluminación de la exposición de apago por completo, dejando el recinto en penumbra, justo cuando quedaban pocos minutos para la inauguración oficial. Akeelah distinguió como la silueta de Kokonoe se alejaba de ella, pero logro ver como metía sus manos en el bolso que traía y sacaba un arma de fuego.

-¡Ey! espera un momento.

Akeelah intento seguirla, su parte racional le decía que era mejor no involucrarse y alejarse de allí antes que le estallara en la cara un problema que no tenía nada que ver con ella, pero sintió un impulso por seguir a aquella chica. Al intentar perseguirla, Akeelah tenía que hacer un gran esfuerzo para apartar a la gente que intentaba salir de forma descontrolada, al ir haciéndose paso, escucho disparos que venían de una sala . Aquellos disparos no hicieron más que descontrolar aun mas a los asistentes que intentaban huir hacia la salida.

-Mierda, mierda, ¡Apártense!

Akeelah avanzaba como podía, cuando llego a la entrada de la sala de donde se escucharon los disparos, abrió su mochila y saco el rifle que había conseguido en la base de los replicantes,  esperaba no usarlo, pero no iba a entrar allí sin las manos vacías. Como aun estaba a oscuras el lugar  encendió una linterna que tenía el rifle y entro dentro, apuntaba con cuidado por si había alguien mas pero, no había nadie ya en aquella sala, salvo el cuerpo sin vida de alguien que había sido acribillado por varios disparos.

-Oh, por los dioses es...- Al ir acercándose al cadaver de aquel hume de avanzada edad, Akeelah se dio cuenta de quién era, había visto su cara en uno de los paneles y hasta hace un rato contemplaba una de sus esculturas junto con Kokonoe, cuando estuve frente al cadáver volvió la iluminación por lo que bajo su rifle.- Es Van Burem.

En cualquier momento iban a aparecer las fuerzas de seguridad, por lo que la alquimista procuro tener su rifle apuntando el suelo y con la otra mano sostenía una identificación de recluta de los replicantes. Ahora tenía que evitar que los guarias de seguridad la acribillaran pensando que era ella la asesina.

Off: perdon por haber tardado tanto en postear, esta es la apriencia de Kokonoe http://media-cache-ak0.pinimg.com/236x/af/eb/e4/afebe453e98091f6ddbb157756725b86.jpg
avatar
Akeelah
Los Replicantes - Iniciado
Los Replicantes - Iniciado

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Alquimista

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo Esthar [Ryei]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.