Kahradis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kahradis

Mensaje por Fal'cie Llymlaen el Jue Nov 20, 2014 6:21 pm



Kahradis



EDAD
20

RAZA
Hume

COSMOLOGÍA
19 de Septiembre, Azeyma la Guardiana

ALINEAMIENTO
Neutral-Bueno

PROFESIÓN
Paladín

ORIGEN
Reino de Palamecia; Región de Fovoham; Arcadis

FACCIÓN
Neutral - Independiente



APARIENCIA

Kahradis es un chico de estatura medio alta (1,77m), de tez clara, complexión delgada aunque fibrada. Posee una despeinada cabellera azabache que le da cierto aire de independiente libertarista, hecho que en cierto sentido es cierto. Sus orbes, de un color azul zafiro, son ciertamente poco comunes, pues éstos son capaces de adoptar ciertos matices bajo la influencia de la luz, sea del sol o la luna. De considerable musculatura, sin embargo, no destaca por poseer una tremenda fuerza física, pero se le consideraría alguien relativamente ágil.
Su rostro denota unas facciones jóvenes, todavía libres de oscuras influencias ajenas, o así quiere él que se vea. Usualmente muestra calma, convicción y dedicación en su forma de andar, su gesticulación corporal o en su forma de mirar. En cierto modo inspira confianza, algo que en tiempos venideros podría ser útil.


PERSONALIDAD

Kahradis es alguien tímido e introvertido, algo extraño si se tiene en cuenta como se mueve, habla o actúa. El hecho de que inspire confianza en otros siendo tan cerrado puede parecer una contradicción, pero dentro de su ser, él sabe que no puede mostrar miedo o debilidad ante otros, pues debe ejemplificar con el liderazgo y se empuja a no permitirse desfallecer, no ante los que aprecia.
A pesar de ser bastante callado, serio y dedicado, posee una ardiente devoción para cumplir sus metas. Da igual donde lo lleve su fe, pues sabe que no va a ningún sitio totalmente sólo. Se abre a muy pocas personas, aunque cuando lo hace muestra una confianza que algunos tildarían de loco o de inocente, y en parte tienen razón. Nunca ha gozado de demasiada cordura, o eso es lo que él dice y cree. Una vez se le conoce y se gana su confianza es alguien amable, tranquilo, dispuesto a ayudar a quien lo necesite y capaz de proteger a otros a costa de sufrir él en su lugar.


SINOPSIS

Nacido en la ciudad de Arcadis en el 1063dN, dos años después de la aparición de los primeros Eones, en el seno de una familia humilde, trabajadora y llena de convicción. Su padre, Karhul, un herrero de considerable renombre, llevaba adelante la familia trabajando sin descanso en su fragua, creando obras de arte sumamente bellas, y por otra parte, otro tipo de obras de arte, más sumamente efectivas que las primeras. Su madre, Ellyn, por otra parte, es una mujer de convicción y fe, y entre los dos educaron como pudieron desde pequeño a Kahradis. Asistió a la escuela, como otros tantos niños, pero ya desde pequeño tuvo serias dificultades para abrirse a nadie, lo que le garantizó una infancia como marginado que lo marcaría más de lo que quisiera.
Valiéndose de su fe como compañía y protección, Kahradis afrontó la realidad como pudo, soportando año tras año de burlas, palizas y demás comportamientos extremistas hacia él. Karhul, viendo como regresaba su hijo, decidió enseñarle lecciones básicas de esgrima y técnicas básicas de autodefensa que él había aprendido en sus años de servicio en el ejército. Aprendiendo técnicas sencillas, logró apartar a aquellos que usualmente le hacían daño, permitiéndole tener una vida algo más tranquila. Cuando tuvo 14 años, un sacerdote de Azeyma lo vio portando el símbolo de su señora, y se paró a hablar con el joven. El sacerdote, llamado Alexander von Sträuss, le explicó con absoluta devoción los dogmas de su señora, y que ésta precisaba de paladines para llevar su nombre a los rincones del mundo.
Tras hablarlo con su padre y con Alexander, Kahradis entró a la iglesia bajo la tutela de veteranos de la orden de Azeyma, donde aprendió a luchar con la espada y el escudo, se le entrenó física y mentalmente para resistir penurias y dolores para poder cargar con la pesada armadura que usualmente empleaban los paladines. Durante varias noches, Kahradis soñó que lo enterraban bajo tierra y sólo mediante su fe lograba sobrevivir a aquellas pesadillas. Los sacerdotes de Azeyma lo vieron como una clara señal, y le ofrecieron afrontar las pruebas para formar parte de la orden de los Dechados. Kahradis aceptó, aunque las pruebas fueron complicadas. Tuvo que soportar un tormento infernal, sufrir de ayunas durante tres días y tres noches y aún así lograr caminar por las amplias estancias del templo, movido únicamente por su fe.
Fue por tal muestra de devoción que un fragmento de la propia señora lo bendijo, permitiéndole obtener sus dones, convirtiéndose de manera oficial en lo que algunos llamaban Bastión, pues su fe removería montañas y partiría mares, y enfrentaría a los males más temibles. A los 18, completada su formación como paladín, se le otorgó libertad para  predicar la fe y seguir su camino siempre que éste estuviese con Su Gracia. Así pues empezó a vagar por los rincones del mundo, empezando por su casa, donde su padre estuvo forjando con mucho cariño durante mucho tiempo una espada y un escudo para su hijo, equipamiento que éste portaría con orgullo el resto de sus días. Así pues partió en busca de la iluminación, ayudar a los demás y brindar justicia al mundo. Fue en estos viajes donde conoció a la primera de varias personas que lo acompañarían en su viaje, una  maga negra llamada Candelice , y ambos seguirían ese camino que los llevaría a fantásticos lugares llenos de aventuras, peligros y misterio.
Sin embargo no todo se pinta tan bonito como uno espera. En un enfrentamiento con unas bestias claramente impuras y tenebrosas, a pesar de que salieron victoriosos, Kahradis perdió un brazo, el cual fue vilmente arrancado por las heréticas garras de la criatura, dejando al paladín gravemente herido. Ayudado por Candelice, logró llegar a tiempo a las puras manos de un sacerdote, quien empleó sus divinas artes para cauterizar la herida y curarla, más su brazo difícilmente regresaría, pues hacía falta una fe muy poderosa, así como una magia sacra de gran poder. Movido por su fe y convicción, la nueva tarea para ambos jóvenes sería encontrar a quien pudiese manifestar tal magia divina, o tal vez al qué. Y así, con el escudo a la espalda, espada en mano, con la fe por delante y dispuesto a encontrar un remedio, Kahradis y Candelice de nuevo reanudaron su viaje para demostrar al mundo que con el poder de la fe, uno puede ser imparable.



VIRTUDES

Versatilidad [Racial]
Liderazgo
Autodidacta
Oído Fino
Percepción
Devoción

DEFECTOS

Falta de Extremidad [Brazo Izquierdo]
Introversión




Registro de Batalla

Combates PVP ganados: 0
Combates PVP perdidos: 0
Combates PVP empatados: 0

Combates PVM ganados: 0
Combates PVM perdidos: 0

Combates BOSS ganados: 0
Combates BOSS perdidos: 0

Misiones  de facción completadas: 0
Misiones de nación completadas: 0
Misiones libres completadas: 0
Misiones de facción fallidas: 0
Misiones de nación fallidas: 0
Misiones libres fallidas: 0
avatar
Fal'cie Llymlaen
La Navegante
La Navegante

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 07/10/2014
Localización : Navegando

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.