Dirce

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dirce

Mensaje por Fal'cie Halone el Vie Nov 14, 2014 4:32 pm



Dirce Noirthym



EDAD
18 años

RAZA
Roegadyn/Elezen

COSMOLOGÍA
Oschon, el Viajero
(20 de junio)

ALINEAMIENTO
Caótico Neutro

PROFESIÓN
Caballero Dragón

ORIGEN
Rabanasta

FACCIÓN
Clan Centurio



APARIENCIA

De 1,78 metros de altura, es bastante baja para ser una Roegadyn, de hecho, también se queda justa por su ascendencia Elezen. Excepto por ese detalle, carece de cualquier otro rasgo propio de los primigenios habitantes de los bosques. Su complexión es atlética, delgada y fibrosa, teniendo sus músculos marcados aunque no súper desarrollados; todas características más acordes a su herencia guerrera.
Tiene ojos de color pardos, tintados con destellos que recuerdan a la miel. Su cabello es castaño, no muy largo, con un corte que parece hecho a base de hachazos, prácticamente. Posee una cicatriz en el rostro, parece hecha con una espada o un sable. Es profunda aunque el tejido reconstruido la data antigua, al menos debe llevar unos diez años allí en sobre su quijada derecha.

Se caracteriza por llevar ropas muy gastadas aunque no rotas, de una simpleza austera, como remeras sin mangas y pantalones de lona. Se cubre los antebrazos y las canillas (espinillas) con placas metálicas. Y aunque rara vez lo usa, siempre lleva consigo un casco dragontino. No parece estar sucia, pero está muy lejos de ser un prototipo de feminidad, pareciendo un varón en muchos aspectos, excepto por las obvias diferencias físicas.

Lleva siempre su lanza, Tashunk, en su mano izquierda o a su espalda.


PERSONALIDAD

Es una mujer de pocas palabras y con un gesto que se resume como serio. Es que en cierta medida, no se puede decir que su rostro exprese algo, aunque más no sea cansancio, hartazgo, felicidad o malicia. Tampoco se le nota malhumorada o con chispas de embustera. Y si te quedas en esa primera impresión, te será fácil clasificarla como distante y apática. Por otra parte, a primera vista se nota que no es una dama, ten por sentado que tampoco es una señorita. Es una guerrera que se comporta como un hombre si le hace falta. Si no se le insita en nada que ella no esté interesada, será una mujer algo ruda, pero no por ello salvaje o bruta.

Su aparente falta de preocupación a las situaciones ajenas radica principalmente en que desde que ha nacido, Dirce está acompañada por su hermana melliza (aunque ella más de una vez le adjudique apócopes tales como “lastre”, “cosa”, y hasta “mascota indeseable”). Si piensas que ir a todos lados con tu hermana no es excusa para comportarte casi como un paria, decir que eso se debe a que es probable que no estés llevando a tu hermana con una cadena que hace las veces de correa a su cuello.

Dirce tiende a plantar distancia de su entorno, porque su hermana es una caja de sorpresas, ella no reacciona dentro de los parámetros predecibles, haciendo la socialización todo un reto para la dragontina. No obstante, para aquellos que sepan sortear con ingenio, paciencia y ocurrencia las posibles extravagancias de Vryll, hallarán que Dirce no es lo que aparenta. Descubrirán que es una mujer de fuertes convicciones, cuya motivación para avanzar es inquebrantable y que es sumamente leal, puesto que no se separará de su hermana, aun si ello implica alejarse del mundo. Sobretodo y en contra de todo lo que se le inculcó, esa actitud leal no se cierra sobre ellas dos, sino que es capaz de proyectar a los demás, si le dan la oportunidad.

SINOPSIS

Dirce es hija de un mago negro rastreador elezen y una guerrera cazadora roegadyn, ambos miembros del clan Centurio. Dar sus nombres, no tiene mucho valor para esta parte del relato. Lo cierto es que era una pareja formidable para buscar y aniquilar escorias, complemento sobresaliente que los hizo llegar a un rango considerable dentro de su clan, aunque no por ello encumbrado. Eran toda una promesa y más de un adulador de turno les apodó algo así como “dupla laureada”, o alguna ridiculez de esa calaña.

Lo cierto era que, aun cuando se los veía inseparables, distaban mucho de ser una pareja feliz. Eran eficientes en su trabajo y de tanto estar juntos cayeron en la errónea idea de pensar que lo mismo sucedería con el amor. Resumiendo, lo que les duró el romance les acarreó peleas y disgustos, cuyo resultado funesto para ambos fue el nacimiento de sus hijas. Sobretodo el aspecto de Vryll los atemorizó, porque aun heredando mucho de los rasgos elezen, tenía una extraña fisonomía, además de sufrir una intratable alergia al sol. Esto desencadenó la ruptura de la pareja, quien se acusó uno al otro de haber tenido engendros en lugar de hijas (aunque la pobre Dirce de bebé era bastante bonita con sus rosados mofletes).

Las pequeñas niñas, de unos seis meses, quedaron al cuidado de una gría llamada Nimhuee, colega de sus padres, que las “adoptó” con regocijo; uno no relacionado al afecto sino a lo lucrativo. Vio en los desconsolados sollozos de Dirce la energía y potencia de una aguerrida cazadora, así como en la mácula de la mirada de Vryll (que era misteriosamente silenciosa) una potencialidad tan inusual como perturbadora.
La infancia de las mellizas se enclaustró en la paredes que delimitan la sede del clan Centurio, teniendo tantos “tíos postizos” como miembros pasaban por allí. Tenían una especie de gran familia, aunque en la realidad se encontraban sumamente solas. Nimhuee no las adoptó como sus hijas, sino como sus discípulas, enseñando desde temprana edad a Dirce el arte dragontino y a Vryll, bueno… a ella se le enseñó de un modo muy heterodoxo una especie de intento de maga blanca. Más allá del entrenamiento, la vida en el clan no era tan horrible, tenía sus ratos buenos, aunque claramente no era ambiente para unas niñas pequeñas. Curiosa es la primer lección que Nimhuee les enseñó “no hay que hacer nada que no implique un beneficio automático, aquel que pretenda obligarte a algo sin dar nada equivalente a cambio es tu enemigo”. Crecieron para llegar a formar parte formal del clan a los 16 años y comenzar a “saldar” la deuda a su benefactora. Cazar escorias hasta que la gría las libere del contrato a las que ellas suscribieron sin tener derecho a réplica o conocimiento de causa. Desde entonces viajan y cazan lo más que pueden, para quedar libres y emprender así su verdadero camino.

Dicen que los niños de infancias duras serán adultos de templado carácter. Lo cierto es que la crudeza en la vida de las niñas no fue el maltrato o la explotación, porque no lo sufrieron. En cambio, fue el profundo desapego, el inmenso desarraigo que enfrentaron por no tener familia, más que ellas dos, lo que las envuelve de un halo errante, teñido de una enajenada voluntad por encontrar quiénes son y con qué se identifican. Aunque si le preguntas a Dirce cuál es el objetivo de su viaje, ella tan sólo te dirá que es encontrar una cura a su hermana.

Tal vez en el fondo, siquiera ella conozca en verdad qué la mueve con tan vertiginosa ansiedad, si saber de sus verdaderos padres o entender qué pasó entre los cuatro realmente. Tal vez sea solo la ilusión de crearse un objetivo, puesto que, en verdad, la necesidad es un gran bien para aquellos cuyo espíritu no es libre.



VIRTUDES

Intimidación (R):
Dirce tiene aspecto recio, diga lo que se diga de su personalidad y puede hacer galana de un lenguaje igualmente rudo. Tiende a explotar esta característica si la situación lo amerita.

Contactos:
Se los debe a su mentora, ha de conocer varios tipos aquí y allá que pueden ser de utilidad. No suele recurrir a ninguno, pero si se le presenta la oportunidad, sabe a dónde ir.

Sentido de orientación:
Los viajes por los más variados sitios desde muy joven le ha permitido orientarse muy bien, una bonus de rastreo junto a la memoria fotográfica y el oído de Vryll.

Supervivencia:
Nuevamente su entrenamiento de cazadora le ha ayudado a desarrollar esta virtud.

Articulaciones flexibles:
Gracias a su entrenamiento desde pequeña, ha ganado una buena elasticidad.

Memoria fotografica:
A fuerza de su profesión, ha cultivado esta cualidad. Si tiene dudas o le llegase a fallar, el oído de Vryll sale al rescate.

DEFECTOS

Pobreza:
Por lo visto para Dirce ser errante, no va de la mano con ser rico. Si así fuera, serías un bohemio que te gusta los días de campo ante sus propios ojos dragontinos.

Obsesión:
Encontrar la cura para la fotosensibilidad de Vryll. Y más allá de ello, su propia hermana es una obsesión para Dirce, no queda claro si realmente la quiere o la aborrece con todo el asco de sus entrañas.




Registro de Batalla

Combates PVP ganados: 0
Combates PVP perdidos: 0
Combates PVP empatados: 0

Combates PVM ganados: 0
Combates PVM perdidos: 0

Combates BOSS ganados: 0
Combates BOSS perdidos: 0

Misiones  de facción completadas: 0
Misiones de nación completadas: 0
Misiones libres completadas: 0
Misiones de facción fallidas: 0
Misiones de nación fallidas: 0
Misiones libres fallidas: 0
avatar
Fal'cie Halone
La Furia
La Furia

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirce

Mensaje por Dirce el Miér Nov 26, 2014 3:45 pm




avatar
Dirce
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 14/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
22/100  (22/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.