Choque de Novatos[Luca]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Choque de Novatos[Luca]

Mensaje por Junior D. Legwin el Vie Nov 14, 2014 1:28 pm

No pude dormir en toda la noche anterior, no podía contener la emoción. Era el día de mi primer partido de Blitzball, el amistoso contra los Rabanasta’s –ALGO- ,  aunque realmente no era un amistoso normal, si no el amistoso que ayudaría a decidir cuáles de los novatos de cada equipo estaban listos para jugar en la gran liga, además de decidir que “chupabanquillos” estaban ya viejos o no servían.

Definitivamente era mi gran opción para despegar a como titular del equipo, ¿una locura llegar directamente a ser titular? No, seguro que lo conseguía, demostraría que era el mejor del equipo. Ya era la noche del partido, muchos de los jugadores estaban ya en el estadio para jugar, faltando por llegar el Miqo’te, el único titular que había venido del equipo y yo.

-Este año el equipo ha tenido muy pocos novatos, ¡Pero con mucho potencial! Seguro que podemos llegar al top diez, yo sé lo que me digo.-Decía el titular, que sermoneaba a todo el mundo, Aester era un defensa bastante mediocre con sus ya sus recién entrados cuarenta años aun conseguía ser símbolo del equipo, pues había permanecido aquí toda su carrera, habiendo jugado con Sour, Yenca y mi padre codo con codo.-¡Que emoción! Cuando me entere de que el hijo de Domuk jugaría con nosotros. Ya sabes, con todo eso de que ahora sea el entrenador de los –ESPERANDO NOMBRE EQUIPO-.- los que eran competencia directa de nuestro equipo-¡Y encima también ha venido un familiar de Sour!-Le miré extrañado al escuchar eso, viendo como daba dos palmadas en la espalda al Miqo’te, ¿él era familiar de Sour Trotsworlds? No podía creérmelo y no solo por la diferencia de razas.

-No hay nada que temer conmigo en el equipo-Dijo sonriendo de esa forma tan arrogante, aunque eso solo era a mis ojos, mientras que los demás solo lo veían como alguien genial y dispuesto a superarlo todo.
-¡¿Cómo no me dijiste que eras familia de Sour?!-Me frené de golpe  encarándome a él. Estábamos por mitad de la calle, lejos aún del estadio donde jugaríamos, así que no había mucha gente por la zona.
-Oh, Junior,  pensaba que te lo había dicho ya-Dijo de forma burlona, acercándose más a mí para provocarme, en ese momento el defensa nos separó.
-Chicos, calmaos. Tendréis tiempo para aclarar vuestros temas personales después del partido, ahora vuestra mente debe estar enfocada en la victoria-Hablaba como si no tuviera claro que estaba pasando y que simplemente quisiera que  todo fuera bien y que le hicieran caso porque era el mayor.

Me giré continuando hacia el campo sin decir nada más y detrás de mí siguieron los demás. Este Miqo’te tenía algo que no me gustaba, y no era que le tuviera envidia porque fuera el favorito, estaba completamente seguro de que escondía algo.

Cuanto más nos acercábamos al campo más gente había, lo que provocó que mucha gente nos mirara cuchicheando, por suerte al no estar jugando en nuestra ciudad no todo el mundo reconocía a los nuevos, aunque con Aester era otra cosa.-¿Escuchas a la gente? Parece que nadie habla de Junior-Se burló mientras hacía ligeras reverencias a la gente, aunque tampoco eran muchos los que supieran quién era.

Suspiré, colocando ambas manos en los bolsillos e ignorando lo que estaba pasando a mi alrededor durante unos segundos. Pero pude disfrutar de mis pensamientos durante mucho tiempo pues enseguida los gritos de una mujer llamaron mi atención, una mujer que parecía que estaba desesperada por ver al Miqo’te tanto que avanzó directa hacia él junto a otras dos personas, no llegué a ver muy bien, pero de algún modo el Miqo’te había terminado en el suelo y algunas de las personas del otro grupo también.

-¡Mierda! ¿Qué ha pasado?-Exclamé enseguida mientras agarraba a uno de los chicos, bastante debilucho y lo ayudaba a levantarse.
-¡Bear! ¿Estas bien?-Se agachó enseguida tocando la pierna del Miqo’te, parecía que algo no estaba en su sitio.
-La pierna… Creo que tengo un esguince -Dijo con una gran cara de dolor en su rostro.
-¡Mierda! Que solo hemos venido cinco jugadores, seguro que puedes levantarte-Yo estaba más preocupado por el partido que por el jugador en sí, enseguida me agaché para agarrarlo de un brazo e intentar que se levantara pero nada más tuvo que apoyar la pierna en el suelo comenzó a quejarse y tuvimos que dejarlo de nuevo al suelo.
-Tengo que llevarlo a la enfermería… Junior, ve tú al partido, creo que tendremos que suspenderlo.-Dijo cargando con el Miqo’te a sus hombros. Yo le asentí, pero no quería que el partido se suspendiera, no podía perder mi oportunidad de ser una estrella, además si Bear Trotsworlds no estaba en el partido eso me convertía a mi en el favorito.

-¿Cómo se os da nadar? -Dije mirando a los tres que habían lesionado a Bear.-Vamos a solucionar lo que habéis hecho, entraréis en el campo sustituyendo a Aester y Bear, yo me ocupare de hablar con el entrenador y el GM, me inventaré alguna historia para vosotros… Y una vez en el campo ocupaos de…. No quedar demasiado mal, ¿de acuerdo?-Hablé sin darles opción a irse, acababan de lesionar a uno de nuestros jugadores, así que tenían que colaborar, si no podrían tener muchos problemas ya que había cantidad de gente viendo lo que había pasado.
avatar
Junior D. Legwin
Rosa Salvaje - Activista
Rosa Salvaje - Activista

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Choque de Novatos[Luca]

Mensaje por Luca el Dom Nov 16, 2014 12:59 pm

10.11.1083

Lo primero fue la alarma impertinente del despertador roto que Nox y yo compartíamos en nuestro cuarto. Lo siguiente, los gritos del pelirrojo que, en vista al poco caso que había hecho a la alarma, me apremiaban a “levantarme de una puta vez, que hoy es un día importante”. Los siguientes chillidos no los había distinguido muy bien, pero sospechaba que eran los de Katja desde el piso inferior del orfanato discutiendo con mi amigo y, poco después, los del tío regañándoles por armar tanto jaleo. Y claro, el llanto de los más pequeños, a los que no les hacía mucha gracia que los despertaran tan pronto, no tardó en aparecer.

Resignado a no poder volver a dormir, miré el reloj que colgaba de la pared frente a la cama. Una vocecita ahogada por el sueño intentaba recordarme desde el fondo de mi semifuncional cerebro que, en efecto, hoy era un día para levantarse pronto.

Me deshice de las mantas que cubrían mi modesto cuerpo de semi cetra maldiciendo internamente al sol, que todavía no había hecho entrar en calor al desierto que era Rabanasta… E inmediatamente fijé su atención en el calendario que colgaba de la puerta, donde el día 10 destacaba por la surrealista cantidad de tinta invertida en señalarlo.

-¡Luca, joder! ¿Te crees que nos va a dar tiempo a hacer las maletas y llegar a registrarnos con esa parsimonia? -escuché que gritaba un Nox recién aparecido en el marco de la puerta. Le miré, volví a postrar mis ojos en el 10 de la pared y volví a mirarle. Me sonrió todo lo mucho que pudo a modo de respuesta.

***

“Hacer las maletas”, la verdad, era un término que le quedaba demasiado grande a las dos mochilitas que habían preparado. Luca apenas había guardado en la suya algo de ropa raída, unos zapatos de repuesto y su grimorio, además de algunos recuerdos y los dibujos que los niños les habían hecho la semana anterior a modo de regalo de despedida. Gajes de ser pobre y tener lo justo para hacer una comida al día.

Por su parte, Nox tampoco se había complicado demasiado a la hora de empaquetar. El muchacho, demasiado impaciente para preocuparse por aquellas nimiedades, estaba radiante aquella mañana. La alegría que le provocaba poder unirse a los SeeD después de tantos años deseándolo le desbordaba por cada poro de la piel. Luca estaba feliz también, pero su carácter, cien veces más calmado, le hacía optar por no ir saltando por la calle.

Si hubiese sido por Luca, también apremiado por convertirse en un buen guerrero pero por motivos de naturaleza muy distinta, ambos se habrían unido al clan Centurio (mucho más adecuado en cuanto a distancia) en cuanto hubiesen tenido edad para enfrentarse a un monstruo… Pero Nox había estado empeñado desde el momento en el que lo conoció en los mercenarios del señor Mark Sulí. Luca sabía que la mayor parte de la culpa de ello la tenía una misteriosa figura que había sido importante en el pasado de Nox, pero que ni él ni Katja, sus mejores amigos, habían llegado a conocer: Kyrja.

"¡Que no es solo por él!" Contestaba cada vez que alguien se refería al tema. “No quiero quedarme encerrado en este agujero matando bichos para comer… Aspiro a algo más. Quiero viajar y pudrirme de dinero gracias a mis aventuras. Y hacerlo siendo parte de un ejército de huérfanos, de un ejército formado por gente como nosotros, las ratas de Gaia… Suena genial, ¿no?”

Y aquella mañana era el día. Iban a ir a registrarse en las inmediaciones del jardín de Balamb, que se encontraba aparcado momentáneamente en el desierto próximo a Rabanasta, y al día siguiente partirían junto a él, ya como miembros de la potencia SeeD. Mientras tanto les tocaba esperar otro día más en Rabanasta… que tenían organizado al 100%.

-¡Bien! -les gritó Katja cuando estuvieron preparados en la puerta de su modesto “orfanato”, situado en el corazón de los barrios bajos de la ciudad.- Parecéis personas decentes. Seguro que os dejan hasta entrar… ¡Y recordad no volver tarde! En la puerta este a las siete o llegaréis tarde al partido. Y a Lin y Sen les ha costado una eternidad ahorrar… Os matarán si no os presentáis a tiempo.

Los dos observaron cómo su expresión de enérgica vitalidad flaqueaba unos segundos antes de dejarnos marchar. Tras titubear un poco, se lanzó a abrazarlos fuertemente para separarse unos segundos después.

-Os odio mucho por dejarme aquí sola.

***

El registro transcurrió con la normalidad esperada (quitando un leve incidente en el que Nox se había negado a dar sus apellidos tras explicar que era hijo de una prostituta y un drogadicto), así que llegaron a la puerta acordada un poco antes de las siete. Los dos niños les esperaban ya, engalardonados con una indumentaria de arriba a abajo de los colores de equipo

-Estáis jodidamente rid… -intentó empezar Nox, siendo rápidamente ahogado por una bufanda directa a la boca.

-¡Miiira, miiiira, Luca! ¡Esta es la ropa que te decíamos! -prosiguió la niña, animada.- Todos los fans del mismo equipo nos vestimos de un color para animar a nuestros jugadores… ¡y así le llegan nuestros animitos y ganan!

-¡Ohhh! -asintió Luca aceptando otra bufanda. No era justo la prenda de ropa que más le apeteciese ponerse a un habitante de Rabanasta, pero si era por el bien de la victoria...- Por cierto, todavía hay cosas que no me quedan claras sobre este deporte. ¿Y por qué la gente tiene equipos? ¿Hay que pagar para ser de uno? ¿Los animitos se envían con magia? Y oye, ¿cómo respiran tanto tiempo debajo del agua? ¿Les entrenan desde niños…?

La retahíla de preguntas fue ruidosamente contestada por los dos mocosos. Lin y Sen eran dos niños del barrio que se habían criado junto a su abuelo en una casa contigua al orfanato. El viejo había muerto unos meses atrás, y ambos habían sido acogidos en el orfanato… Aunque en realidad desde que tenían uso de la razón habían rondado por las inmediaciones del lugar de acogida, jugando con el resto de infantes o simplemente molestando a los mayores, pues su abuelo era íntimo amigo del tío. Y, al parecer, un gran forofo del blitzball también. Los niños, influidos por su abuelo, se pasaban las horas jugando con una pelota desinflada en la calle. Nunca habían podido asistir a ningún partido (la situación económica no lo propiciaba), pero con motivo de su ida, Luca y Nox habían ahorrado para llevarlos a ver a su equipo favorito, que precisamente jugaba la noche antes de su marcha.

-Ah… ¡AHHH! ¡Mira, mira, Sen! ¡¡SON ELLOS!!

-¡¡AAAH!! ¡¡SON ELLOS!!

Los dos niños se separaron y empezaron a correr a una velocidad inhumana en dirección a una pequeña multitud que se había formado frente a ellos.

-¡Jod…! ¡Luca, vigila, van a perderse! -exclamó el pelirrojo empezando a correr detrás de ellos. Le seguí, apartando a unas pocas personas a empujones.

- ¡OHHH! ¡SEN! -gritaba un emocionado Lin corriendo de la mano de su amiga hacia un grupito de gente que parecía rodear a una persona.- ¡¡Hay mucha gente ahí!! ¡Seguro que están pidiéndole aufógrafos a Junior! ¡Vamos!

Junior... De entre todos los miembros del equipo *colores*, el que los niños preferían, al parecer también por influencia de su abuelo, era un novato muy poco conocido. “¡Promete mucho! ¡Su habilidad proviene de una gran gerencia!” solía explicar cualquiera de los dos en cuanto se les daba oportunidad. Al parecer el blitzball era un deporte muy importante, porque no me explicaba cómo sacaban información sobre segundones solo leyendo aquellas cosas informativas de papel… los periódicos.

Los segundos que me había distraído fueron suficientes para que los dos niños llegasen a su destino y empezasen a empujar a gente con su fuerza limitada. Pronto se mezclaron con la gente que había allí y les perdimos de vista.

-Tengo un mal presentimiento… -dijo Nox, que se acercaba caminando conmigo hacia ellos.

Y, en efecto, un par de gritos y que algunas personas pareciesen caerse por allí nos confirmó que algo malo acababan de hacer. Nos acercamos corriendo para observar que había unas cuantas personas, jugadores y niños en el suelo.

-¡Tú no eres Junior! -gritaba Lin, sentado encima de una especie de gato humano vestido igual que los niños… raza cuyo nombre no recordaba.

-¡Buaah! -Sen se puso a llorar.- ¡Es un gato feo! ¡Impostor!

Intenté acercarme rápidamente a pedir perdón, pero Nox se me adelantó cogiendo de la oreja a ambos niños y levantándolos de donde estaban para empezar a regañarles. Pronto llegaron algunos jugadores del equipo a socorrer a sus amigos… y no me gustó aquello que oía de esguinces y dolor. ¿Qué demonios habían hecho aquellos niños? Tras quedarme transpuesto unos segundos hice ademán de acercarme a disculparme, pero uno de los jugadores, joven, quizá de mi edad, se acercó antes a mí.

Hubo silencio durante unas fracciones de segundo y los encargados de romperlo no fuimos nosotros, sino el par de niños que se escondían detrás de nosotros.

-Es... es...

-¡ES JUNIOR!

Los dos se tiraron encima del pobre muchacho soltando un conjunto de frases inconexas de entre las que pude distinguir "Nuestro abuelo esun gran fran de tu papá, y dice que túseguirássuspasosyquevasaserelmejorenlacanchay" o "Todoslosdíasentrenamos porque queremos ser como tu papá! ¿¡Nos firmas un autófrafo!?", pronunciados a una velocidad abismal.

Aprovechando la distracción, Nox me cogió de los hombros y me giró en un ángulo estratégico para que no se nos pudiese escuchar.

-Creo que acabamos de lesionar como a dos personas ricas e importantes, así que será mejor que aceptemos antes de que intenten denunciarnos o algo por el estilo, ¿vale? Y SH, calla, sé que temes que te deje en ridículo en el campo con tus dotes para el deporte de damisela en apuros, ¿pero qué mejor manera de despedirme de Rabanasta que triunfar como el novato sorpresa de este equipito de pacotilla? Je, todas las chicas fijando su atención en mí... Tú limítate a quedarte detrás de mí y eso que ha dicho este pavo, no quedar demasiado mal.

Había querido interrumpir el precipitado discurso de mi amigo pelirrojo con un "¡Ni de coña!", pero al imbécil había conseguido convencerme con su psicología inversa.

-¡No soy una damisela en apuros! ¡Puedo jugar a esa cosa de meterse en el agua y meter la pelota en sitios igual o mejor que tú! -Mentí.- Y si quieres impresionar a Katja invítala a una cita de una jodida vez -finalicé, sabiendo que tocaba un tema sucio.

Nox se sonrojó y me miró con ansia asesina al mismo tiempo.

-Voy a aplastarte taan fuerte… ¡Tú, el del equipo! ¡Sentimos mucho la torpeza de estos niños! -Volvió a coger a unos Sen y Lin hiperactivos de la oreja.- Cuando lleguemos a casa les cortaremos a cachitos. De momento… Si podemos ayudar haremos todo lo posible, pero no contéis con mucha calidad deportiva por parte de este inútil -Y me señaló haciendo un gesto. Me habría gustado poder decir que se equivocaba.
_______
http://farm4.static.flickr.com/3384/3496875208_af10e26769.jpg -> Lin (niño) y Sen (niña)
avatar
Luca
SeeDs - Alumno SeeD
SeeDs - Alumno SeeD

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Mago Blanco

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.