La fría aldea de Narshe [Koiba]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Lun Nov 10, 2014 7:26 am

No era la primera vez que estaba en Narshe, después de todo estaba a solo unos pocos días de Oerba, la ciudad que me había acogido durante mi niñez. Es más, bien podría decirse que fue uno de los primeros sitios que exploré cuando decidí abandonar mi hogar y empezar con mi viaje por Gaia, bastante antes de unirme al "todopoderoso" Clan Centurio. Y tampoco había ninguna razón especial por la que regresar, simplemente una de mis capturas me había llevado lo bastante cerca como para decidirme a visitar de nuevo la aldea, además, no sé si por el frío constante al que estaban sometidos o por las condiciones en que los mineros del lugar trabajaban, pero en la taberna hacían unos estofados para morirse, de estos que restablecían las fuerzas de cualquiera que hubiera estado trabajando duro durante el día... y qué demonios, yo también estaba congelado y quería darme un homenaje.

Mi compañera Crow no se encontraba conmigo en aquella ocasión, y aunque nunca me había fiado de dejarla sola por si le daba uno de sus ataques, lo cierto es que confiaba en que tuviera la suficiente cabeza como para mantener controlados sus instintos asesinos paranoicos. Si no me tocaría dar la cara por ella, y creedme que no me apetecía lo más mínimo...

- Gracias. - le dije a la dueña de la taberna cuando colocó el plato humeante sobre mi mesa. Solo el olor que desprendía ya te hacía salivar.

Una explosión de sabor se sucedió cuando me metí la primera cucharada en la boca, la carne estaba muy tierna y el resto del plato tenía un sabor entre dulce y picante que dejaba una sensación muy agradable en el paladar. No obstante, y aunque me jodiera mucho, aquella vez no podría terminarme mi plato, pues apenas había empezado a dar cuenta de él, uno de los aldeanos entró en el local dando un portazo, claramente alterado. Su rostro dejaba ver un pánico terrible, y por supuesto, cualquiera pensaría que algo no iba bien.  

- ¡Las minas! ¡Ha habido un derrumbe dentro de una de las minas! - exclamó histérico, haciendo aspavientos con las manos. - ¡Uno de nuestros compañeros ha quedado sepultado!
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Koiba el Lun Nov 10, 2014 2:31 pm

Acabo de llegar a la ciudad de Narshe y ya puedo sentir mis huesos congelándose. Esto no se compara en nada a la fría brisa de Nibelheim. Para nada. Ya me había tomado varias semanas dentro del pueblo contiguo, en casa de aquellos ancianos, pero sabía que en cualquier momento me tocaría marchar; así que aquí estoy. Es extraño caminar por este lugar. Lo que más resalta es el olor a pólvora en el aire. Interesante... no sé como he oído de la pólvora, pero puedo decir que la entiendo y sé como funciona... y que me trae un sentimiento de nostalgia.

Hay una taberna a unos cuantos metros. Se ve cálida y acogedora desde fuera. Tal vez también funcione un hospedaje allí adentro. Sea cual fuere el caso, es un buen lugar para comenzar mi viaje por Gaia.

Estoy a medio camino del lugar, cuando de pronto se escucha una fuerte explosión a la distancia. O quizá no ha sido tan lejos y el eco lo hace parecer así. Que va, de momento yo sólo sigo mi camino. Me dispongo a abrir la puerta del lugar, cuando un aldeano pasa prácticamente sobre mí para hacerlo él mismo. Parece histérico. Apenas abre la puerta se pone a vociferar desesperadamente algunas palabras que alarmaron al resto de comensales del lugar.

- ¡Las minas! ¡Ha habido un derrumbe dentro de una de las minas! ¡Uno de nuestros compañeros ha quedado sepultado! -

Caigo en cuenta del sonido anterior. Típico. Desde que desperté, cada vez me pasa algo más raro. Sin embargo, ahora no pienso inmiscuirme. Hago al sujeto a una lado de un manotazo tranquilo y lento, pero dejando en claro que debe calmarse; y me acerco a la barra del lugar para sentarme.

- ¿Qué es lo más fuerte que tienen en este lugar? -

Pregunto al tabernero. El tipo tiene esta mirada inexpresiva ante mi, de seguro se debe a mi falta de consideración con la situación. Todos los sujetos en el antro salen desesperados a tratar de ayudar, o quien sabe, quizá están corriendo hacia un lugar más seguro. Una cadena de explosiones podría desatarse fácilmente luego de un derrumbe, y eso es algo que a nadie le gustaría en un pueblo minero como lo es Narshe. No obstante, hay un sólo sujeto que sigue allí sentado junto a un plato de estofado caliente. Creo que me está observando, lo que me causa algo de curiosidad.

Siempre y cuando no tenga que ver con Shin-Ra no habrá ningún problema. O eso espero.
avatar
Koiba
Neutral
Neutral

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 06/11/2014
Edad : 25
Localización : Lima, Perú

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Mar Nov 11, 2014 1:15 pm

"Mejor para mí, entonces" pensé cuando toda la taberna -sí, toda- se vació tras el anuncio del hombre. Ya no tenía por qué inmiscuirme en los asuntos de la aldea, tenían mano de obra más que de sobra para retirar unos cuantos pedruscos, y a mí me venía de perlas para concentrarme en mi delicioso plato de estofado. No obstante, por extraño que pudiera parecer, hubo alguien que en vez de salir a rescatar a su camarada no hizo más que entrar en el local y pedirle al dueño una bebida. Éste, por supuesto, lo interrogó con la mirada, casi recriminándole que no fuese a ayudar en la partida de rescate, por lo que supuse que se trataba de un forastero como yo, el cual no tenía nada que ver con esta gente...

- No eres de por aquí, ¿verdad? - le pregunté cuando me di cuenta de que me estaba mirando. No pretendía confraternizar con él, tan solo acallar mi curiosidad.

Me contestara o no, devolví mi atención a mi cena, cargando hasta arriba otra cucharada. ¡Por todos los dioses! ¡Solo por aquella comida merecía la pena volver de vez en cuando!

Escuché jaleo al otro lado de la puerta, seguramente fruto de la movilización masiva de aldeanos que se dirigían hacia las minas. Vacié mi bebida para acompañar la carne a través de mi garganta. Alguien gritaba y daba órdenes frenético, como si aquello les fuera a ayudar a ir más rápido. Esta vez me entretuve cortando las patatas en varios trozos que dejaron escapar un delgado hilo humeante. Una nueva explosión volvió a sucederse, como no se dieran prisa tendrían más mineros que rescatar. Y yo que seguía pensando en mi deliciosa comida...

- ¡¿Es que no pensáis ir a ayudar, joder?! - estalló por fin el dueño de la taberna desde detrás de la barra. - ¡¿Qué clase de personas sois?!

- ¿Por qué debería...? - le dije, encogiéndome de hombros sin comprender. - Esto no tiene nada que ver conmigo. A veces ocurren esta clase de accidentes... ¿no es así?

- ¡¿Cómo dices, mocoso...?! - Se veía que mis palabras lo habían cabreado, y aunque entendía su postura, es que directamente no había nada que me motivara a echar una mano.

El otro joven que había entrado en la taberna permanecía inmóvil, tal vez esperando a que le sirvieran la bebida que había pedido. Por su parte, el hombre mantenía su mirada fija en mí, seguramente juzgando mi comportamiento, comparándome con alguna especie de criminal o algo parecido... pero tenéis que entenderme, yo no era alguien amable, no era un héroe que malgastara su tiempo ayudando a los demás, al menos no sin esperar nada a cambio. Quien pensara que el mundo era esa clase de lugar donde había un salvador en cada esquina que los protegiera o ayudara en momentos de necesidad estaba muy equivocado; el propio mundo me había enseñado esto. Si querías sobrevivir, debías hacerlo por ti mismo.


Última edición por Raiden el Mar Nov 18, 2014 3:11 pm, editado 1 vez
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Koiba el Miér Nov 12, 2014 1:40 pm

- ...Bah... Si nos a servirme nada, podrías por lo menos decirlo. -

Me alejo de la barra, irritado por el comportamiento del tabernero; el mismo que se da cuenta de mi presencia en el lugar y se queda avergonzado. A pesar de todo, era un cliente el que tenía delante suyo. No me importa, no sé a dónde más ir, así que camino hasta la mesa de aquel extraño que se quedó en el lugar junto a mí.

- Espero que no te importe. - Digo sin más y me siento a su lado. - Parece que ninguno de los dos lo somos. - Le respondo a su pregunta, observando fijamente sus lanzas. Una idea viene a mi cabeza.

Me saco la garbandina que llevo encima, aquella que cubre a ''Doomheart'' anclada a mi espalda cuando no está desenvainada, y le doy una mirada al hombre detrás de la barra. Una tercera explosión se escucha a lo lejor. Parece que lo están pasando mal en aquellas minas de las que tanto hablaban hace unos momentos.

- Creo que las tienen negras allí afuera. Se podría decir que necesitan personal calificado para solucionarles el problema... -

Por lo menos, espero llamar la atención del tabernero. El sujeto al frente mío es, sin duda alguna, un Caballero Dragón. Si jugamos bien nuestras cartas, podremos sacar por lo menos algunos platos de comida gratis en este lugar que, a juzgar el semblante que ya había analizado antes, es exquisita.

Ahora que observo bien al comensal, distingo su apariencia seria y distante. Quizá un poco extrañado por mi reacción atropellada, aunque la verdad es que tampoco cuento con mucho dinero encima, y necesito algo de comida y un lugar donde dormir... Así que quien sea el que haya provocado aquellas explosiones, muchas gracias. Y lo digo seriamente. A veces una o dos muertes pueden ser de mucha ayuda, también, y no hablemos de la sobrepoblación. Es un remedio infalible. O por lo menos así lo veo yo.

- Digamos que mi compañero y yo podríamos salir a apaciguar las aguas allí afuera, pero... lamentablemente no nos bastan las gracias y una cara de felicidad... -

- ¿A qué...-- ¡¿A qué te refieres, niñato?! -

El sujeto esta a punto de estallar, pero sabe que no tiene otra opción. Es la impotencia. Afuera del local se escuchan los gritos de los aldeanos, desesperados. Es como yo lo pensé, se acerca una reacción en cadena. A este paso podemos irnos despidiendo de Narshe.
avatar
Koiba
Neutral
Neutral

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 06/11/2014
Edad : 25
Localización : Lima, Perú

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Vie Nov 14, 2014 10:10 am

Observé como el tipo de pelo rojo recién llegado avanzó hacia mi mesa y se sentó sin pensárselo. Ni siquiera me dio tiempo a negarme, pero bueno, mientras que no me molestara con absurdeces supongo que no había ningún problema al fin y al cabo. Negué con la cabeza tras su comentario, confirmando que yo tampoco vivía en la aldea de Narshe, mientras seguía dando cuenta de mi plato que, entre unas cosas y otras, casi me había terminado. El dueño, por su parte, seguía mirándonos con aquel gesto de desaprobación en el rostro.

Ignoré el comentario del tipo, reparando por primera vez en la enorme espada que llevaba sujeta a la espalda. Tal parecía que también se trataba de un guerrero como yo, y aunque no me desagradaba la idea de echar una mano en el rescate a cambio de algo, lo cierto es que el hecho de que fuésemos diestros en la lucha tampoco es que nos capacitara como "personal cualificado" para aquella tarea específica, tal y como nos había descrito el guerrero. Me quedé pensando un momento al terminar de rebañar la salsa del estofado con un poco de pan...

- Cálmate, cálmate... - intervine entonces casi al tiempo que una nueva explosión acallaba mis palabras. - Por fortuna o por desgracia, no todas las personas en este mundo son tan altruistas como te piensas. Estoy seguro que te sorprenderías si algún día abandonaras Narshe y visitaras otros lugares... pero bueno, tienes suerte que tampoco soy tan cabrón como para aprovecharme de la situación, al menos no demasiado. - le dije, encogiéndome de hombros. Eso es, si querían mi ayuda tendría que darme algo a cambio. 

- ¿Y qué es lo que quieres...? - escupió, claramente asqueado por mi comportamiento.

- ¿Qué te parece esto? - murmuré señalando mi plato de estofado vacío. - Cada vez que visite Narshe en el futuro podré comer aquí de manera completamente gratuita.

El tabernero alzó las cejas y adoptó una expresión entre la sorpresa y la confusión. Sin duda se estaría imaginando que le pediría una suma de dinero o algo por el estilo, y supongo que cualquier otro con menos escrúpulos que yo no habría dudado en hacerlo, pero bueno, pese a que era una persona que iba completamente a mi bola y generalmente me importaba poco o nada lo que le pasase a los demás, lo cierto es que tampoco era un jodido extorsionador dispuesto a sacar tajada de todo aquello, más aún cuando ni siquiera estaba asegurado que ni yo ni el pelirrojo pudiéramos hacer nada para parar la cadena de explosiones que se estaba sucediendo en las minas. Así que podríamos considerar que poder comer gratis aquel estofado tan rico durante el resto de mi vida me parecía un precio más que justo por perder un poco el tiempo allí y ayudar a los mineros de Narshe... Igual colaba y todo, oye.

- S-Supongo que eso puedo hacerlo. - dijo el hombre cuando consiguió volver a articular palabra. - ¿Y tú qué es lo que quieres...? - Esta vez se dirigía al guerrero con la espada.


Última edición por Raiden el Mar Nov 18, 2014 3:10 pm, editado 1 vez
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Koiba el Sáb Nov 15, 2014 3:18 pm

Las cosas marchan sobre ruedas. El sujeto al frente mío parece una especie de fanático de la gastronomía de aquel garito, pero a juzgar por el olor de la maza de comida que ingiere animosamente; puedo decir que es un precio justo. Obviamente, no es que sea un especialista en cuanto a lo culinario se refiere; pero se  puede apreciar a leguas la calidad del plato.

Sé a consciencia que lo más probable es que aquel Dragoon no tenga idea de cómo ayudar a esas personas en las minas, y yo no me quedo atrás. Sin embargo, al final y al cabo, todo aquel teatro montado fue sólo para causar algún tipo de impresión en el tabernero y conseguir cualquier cosa provechosa a cambio. Y vaya que ha funcionado.

- Yo quiero lo mismo, pero sólo mientras me quede aquí. Y por aquí, me refiero a AQUÍ. -

- ¿Aquí? Pero...  esto no funciona como hospedaje. -

Mierda. Vale, estoy seguro que he pasado por peores situaciones. No lo recuerdo, pero estoy seguro.

- No importa, algo se nos ocurrirá. En último lugar puedo dormir en el piso, no es que sea de mucha importancia. -

Suena raro, es lo más probable, más que todo el cambio de ser un cabrón cualquiera a conformarme con dormir en el suelo; pero no me incomoda para nada la idea y el sujeto ya había aceptado las condiciones del Caballero Dragón. Además, desde que desperté no tengo más que el crucifijo y mi arma. Nada más. Y, en realidad, no tengo ningún problema con vivir bajo estas condiciones; aunque no puedo negar que mientras los ancianos cuidaron de mí-- Los ancianos... debo alejar mi mente de ellos... Shin-Ra.

- ¡De haberlo dicho antes! Perfecto, como ustedes quieran. -

El tabernero tiene esa cara de haberse llevado una ganga a cambio de nada. Incluso parece que se ha olvidado de toda la situación de las explosiones, hasta que una más lo saca de su estado ensimismado.

- ¡Pero apúrense de una vez por todas, pringados, o me encargaré de que nunca vuelvan a visitar Narshe en lo que les queda de vida! -

Doy un bostezo profundo, mientras estiro mis brazos hacia los lados. Luego me levanto, al mismo tiempo que me coloco la garbandina de vuelta. Afuera debe estar helando. Mi nuevo compañero se encuentra aún animoso con su plata de comida.

- Apresurémonos, o no quedará nada por rescatar. -

Camino hacia la puerta de la taberna, pero antes de abrirla vuelvo mi mirada hacia el dueño del lugar.

"Más te vale cumplir con tu parte del trato... "

--------------------------------------------------------------------

OFF:

¡¡Lo siento, Rai!! Recién me enteré que habían contestado u_u
avatar
Koiba
Neutral
Neutral

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 06/11/2014
Edad : 25
Localización : Lima, Perú

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Mar Nov 18, 2014 3:31 pm

Lo cierto es la extraña petición del pelirrojo al tabernero me hizo alzar una ceja, extrañado ante el comportamiento. En la posada de aquel pueblo tenían unos precios muy asequibles, y puestos a pedir, bien podría haber pedido una noche gratis o algo por el estilo... ¿Dormir en el suelo? No mientras hubiera camas disponibles, eso desde luego. La vida errante del guerrero ya te privaba en muchas ocasiones de un colchón en el que dormir como para encima andar escatimando monedas cuando se tenía la oportunidad de dormir bien, pero bueno, yo había puesto mis términos y él los suyos, y tampoco es que me importara demasiado lo que aquel tipo hiciera o dejara de hacer, dicho sea.

Salí de la taberna a toda prisa, antes de que fuera demasiado tarde. Por suerte, los túneles de las minas estaban a apenas un par de cientos de metros de lo que era la aldea en sí, por lo que apenas nos demoramos un par de minutos en llegar... El caos era evidente, pero aquellos hombres estaban extrañamente bien organizados para lo extremo de la situación.

- Nos han dicho que os vendrían bien unas pocas manos más. - Le dije al tipo que parecía estar al mando de las labores de coordinación.

- Claro, claro... Gracias. Podéis ayudar a despejar la entra─

Una nueva explosión, y ya era la cuarta si no había contado mal, hizo que se derrumbara la entrada de otra mina cercana. El tipo observó el desprendimiento horrorizado, y cuando lo vi llevarse las manos a la cabeza sabía que las cosas no iban demasiado bien. No era posible que quedara más gente dentro de las minas... ¿verdad? No habrían sido tan inteligentes de entrar en las minas de nuevo después de la que estaba cayendo, ¿no? Pues bien, tan solo hacía falta verle la cara al hombre para darse cuenta de que sí eran tan "inteligentes". 

- ¡Mierda, mierda, mierda! ¡Un grupo de rescate acababa de entrar! - Le faltaba ponerse a llorar. - Se supone que todas las minas están conectadas, esperábamos poder llegar hasta los atrapados por los túneles secundarios. ¡No sé qué está pasando! ¡¡Estos derrumbes no son normales!! ¡¡Esto es un desastre, es un verdadero─!!

- Nosotros nos encargamos de esa entrada, seguid despejando las otras. - Le hice saber después del puñetazo que le había arreado. ¿Qué? Se estaba poniendo histérico y a mí me estaba poniendo de los nervios. En esta ocasión la agresión estaba completamente justificada. - ¿Me echas una mano? - Pregunté al tipo de la espada que venía conmigo.  
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Koiba el Lun Nov 24, 2014 5:58 pm

No cabe la menor duda. Estos sujetos están embarrándola aún más de lo que había previsto. La temperatura gélida comienza a ceder debido a las explosiones y al calor del momento. Los rostros de los niños asustados y las mujeres desesperadas a nuestro alrededor no hacen más que impacientarme. El hombre con el cual el Dragoon comenzó a charlar ha perdido las casillas. Están acabados, ellos mismos lo saben. Confundidos y perdidos, parece que su último aliento de esperanza se consumió con aquel grupo de rescate.

Asiento con la cabeza a mi acompañante. Ambos sabemos cuáles son las apuestas en estas circunstancias... fuera de eso, comenzamos a dirigirnos al lugar de la última explosión sin mostrar preocupación alguna. Un montón de rocas y vigas de madera se encuentran esparcidos por el camino. A lo lejos puedo observar una casa con aspecto bastante rural y humilde. La edificación hubiese sido agradable a la vista, de no ser por estar destruida gracias los remanentes de las explosiones; completamente tirada abajo... Puedo distinguir a una familia. El padre está desconsolado, mientras un pequeño llora en las faldas de la madre; quien carga en su regazo a una bebé de aproximadamente 6 meses de edad.

Finalmente llegamos a la entrada de la mina. Las vigas y suportes de hierro cedieron por la explosión y se encuentran sepultadas bajo un puñado de rocas de gran tamaño. Comienzo por preguntarme si, al fin y al cabo, fue muy poca la recompensa que pedimos por aquel trato. Después de todo... ¿serían capaces de mover esos escombros por sí mismos? Yo creo que no. Nos paramos de plantón, observando la situación. En realidad no hay mucho que decir, está claro que debemos limpiar la entrada a las minas y hacernos paso para sacar a quienes sea que se encuentren allí adentro de momento.

- Oh... - Caigo en cuenta de lo que hace ya algún rato me faltaba hacer. - por cierto, mi nombre es Koiba. - Le extiendo mi mano al Caballero Dragón, esperando su respuesta.

- ¡Alto ahí! - Una voz ronca nos saca de nuestros asuntos. El sujeto está acompañado por otros tres que parecen igual de desagradables que él. Todos llevan ropas sucias y desgastadas, cubriendo su cuerpo de la mejor manera posible pero sin disimular un olor hediondo. Las formas de sus rostros son imperceptibles a excepción del sujeto que acaba de hablar, el cual parece ser el líder del grupo. - ¿Ustedes son esos "mercenarios" de los que están hablando, cierto? ¡Pues lárguense de aquí! - El tipo es calvo y tiene un tatuaje con la forma del cráneo de un demonio en donde debió estar su cabello. Sus ojos son de un color azul ligero y su piel es oscura, como si hubiese pasado su vida bajo el sol. Tiene un ligero corte en la oreja izquierda, un tanto imperceptible. Se podría decir que alguien le arrancó un arete en algún momento.

Esos tipos llevan algo entre manos, seguro. Prácticamente se están poniendo entre las minas y nosotros.
avatar
Koiba
Neutral
Neutral

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 06/11/2014
Edad : 25
Localización : Lima, Perú

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Miér Nov 26, 2014 12:04 pm

- Puedes llamarme Raiden. -le contesté, presentándome yo también. Tampoco es que hiciera falta conocer nuestros nombres, pero bueno, tanto daba.

Tampoco a mí me pasó desapercibido el destrozo que estaban causando las dichosas explosiones, tal vez si hubiera sabido que la cosa era tan grave me hubiera decidido antes a echar una mano a los aldeanos. Familias que tenían sus hogares cerca de las minas habían visto como la metralla y la piedra causaba destrozos en ellos, y suerte había que todavía no parecían haberse reportado heridos ni bajas quitando a las personas que permanecían atrapadas dentro de las minas. Sin duda tenía que existir alguna causa que provocara aquella cadena de explosiones, pues a pesar de que en la minería se utilizaba la pólvora para las excavaciones, era mucha casualidad que todos los accesos quedaran sepultados.

La respuesta al enigma no tardó en llegar cuando un grupo de hombres nos cortaron el paso cuando Koiba y yo nos acercábamos a la entrada de la última explosión. Por las pintas que traían podría apostarme un brazo a que no eran habitantes de Narshe, y tampoco es que me dejara llevar por los prejuicios, pero resultaban de lo más sospechosos...

- Me parece que no, amigo... hay estofados gratis esperándome. -murmuré sin siquiera detenerme ante sus palabras. El tipo del tatuaje en la calva dio un par de pasos hacia mí y me empujó hacia atrás de manera poco sutil. Era un tipo alto, aunque su complexión dejaba mucho que desear... Sin duda no me duraría ni un asalto. Suspiré intentando serenarme.

- ¡Os he dicho que os larguéis! ¡No tenéis nada que hacer aquí, la presa es nuestra! -exclamó entonces cruzándose de brazos. ¿La presa? No tenía ni la más remota idea de lo que hablaba.

- ¿De qué presa estáis hablando? Apártate, hay gente atrapada dentro de las minas... No tengo tiempo para gilipolleces.

El semblante del tipo palideció tan pronto como terminé de pronunciar mis palabras, y yo recorrí con la mirada a sus compañeros, los cuales también habían adoptado una expresión similar a la que había adoptado el "jefe". No parecían estar al tanto de la situación en las minas, lo que sin duda resultaba todavía más sospechoso que sus pintas de delincuentes muertos de hambre. Sin inmutarme, me llevé una mano al mando de Lich, la que era la "hermana mayor" de mis dos lanzas y estiré el brazo, apuntando con la punta al pecho del tipo.

- Ya estáis largando lo que sepáis de todo esto... -amenacé claramente, no teníamos tiempo que perder. - Y ya estáis rezando a vuestros dioses como resultéis ser los causantes.
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Koiba el Lun Dic 08, 2014 12:33 pm

A pesar de la postura amenazante de Raiden, el sujeto en frente nuestro no parece entender la indirecta. Si hace un momento se veía desconcertado por la actitud del Caballero Dragón, ahora simplemente está furioso. Desenvaina una espada y su séquito de seguidores le imita al instante. Puedo ver desde mi posición como la hoja del líder está sucia y oxidada, con el filo dentado casi como si lo hubieran roto a propósito. Me recuerda un poco a mi "Darkness", pero el mecanismo del arma que llevo conmigo es mucho más complejo. Además, yo sí sé cuidar bien del filo de una espada. Las dos marionetas que hacen de adeptos desesperados no pueden controlarse. Lo noto bien. En realidad quien lleva las cosas de todo este asunto es el sujeto que habla en nombre del resto.

- ¡¿GILIPOLLAS?! - Sorprendentemente, uno de los secuaces abre el hocico. - ¡Hermano, este hijo de perra quiere morir joven! -

- ¡Acabemos con ellos de una vez! Si… luego podemos llevarnos sus huesos y preparar un buen caldo e Hume con ellos… deliciosssssso… -

Las declaraciones de aquel extraño grupo de personas despierta cierta curiosidad en mí. ¿Están bajo los efectos de algún narcótico? Agudizo más la vista y me puedo percatar de un ligero temblor en las manos del que parece ser el más joven de los tres. Está sudando y tiene un semblante un poco… ido.

- ¡AHHHRG! - El sujeto de la tembladera se abalanza hacia nosotros como loco. No parecía tan rápido a primera vista, pero logra sorprenderme. Se pone enfrente de Raiden en un pestañeo, espada en mano. Si no lo atraviese, de seguro un simple rasguño de ese metal podrido le agangrenará una parte del cuerpo. Por acto reflejo desenvaino mi arma y bloqueo el golpe del tipo, extrañado. No es mayor de dieciséis años, ahora que lo veo de cerca puedo decirlo con seguridad, pero su fuerza me deja anonadado. Ha podido darme plantón sin siquiera perder un poco el equilibrio. ¿Es esto normal? Sin embargo, la hoja del arma blanca que lleva consigo está muy desgastada y en un instante se quiebra. Mi “Darkness” termina por atravesar al muchacho.

- ¡ALHEB! - El líder del grupo está furioso. Mientras el cuerpo de su seguidor cae inerte al suelo sus ojos se llenan con una ira desbordante. - Malditos… ¡Se arrepentirán de lo que han hecho! -

- Raiden… - Me dirijo a mi nuevo compañero sin siquiera voltear a verlo, al tanto de cualquier movimiento de las personas en frente nuestro. - … estos sujetos no son normales. Hay que ser precavidos. Parecen estar bajo el efecto de algún tipo de sustancia extraña… y las espadas que cargan… - Me muevo hacia un lado y relajo el agarre de mi espada sierra, dejando libre el campo de visión del Dragoon. - Esto me da mala espina. -

El ambiente comienza a tornarse frío, más que de costumbre. Parece que los sistemas de calefacción de la ciudad por fin han empezado a fallar. De pronto, de entre la nada, empiezan a aparecer más sujetos vestidos como los tipos locos a los que nos enfrentamos. ¿El resto de la pandilla? Mierda…


-----------------------------------------------------

OFF:

¡¡MIS EXÁMENES FINALES ACABARON!! ¡¡Por fin, estoy de vuelta!! :D
avatar
Koiba
Neutral
Neutral

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 06/11/2014
Edad : 25
Localización : Lima, Perú

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Raiden el Vie Dic 19, 2014 1:27 pm

¿Gilipollas? ¿En qué momento les había llamado yo gilipollas si es que alguien podía aclarármelo? Suspiré cansado...

No habían pasado ni diez segundos desde que aquellos tipos nos habían salido al cruce y ya tenía ganas de estamparles la bota en la cara. Por supuesto, el que no se estuvieran preocupando de despejar las entradas a las minas como el resto de los aldeanos denotaba que bien podrían ser los culpables del mal denominado accidente, así que tampoco pretendía dejarlos en paz hasta que averiguara si mis sospechas eran ciertas o no. Habían hablado de una "presa" o algo así... ¿era algo que estaban intentando cazar? Mierda, no entendía nada.

- Encima ahora va a resultar que también estáis sordos... -les dije encogiéndome de hombros. No es que me importara, pues estaba más que dispuesto a pasar por encima de ellos.

Uno de ellos, el que parecía ser el más impaciente, no tardó en abalanzarse sobre mí, pero antes de que pudiera hacer algo por esquivarlo la espada del tal Koiba se interpuso en su trayectoria y no tardó en hundir su filo en el cuerpo del muchacho. Miré a mi aliado sin pronunciar una palabra, apenas había titubeado; aquella no era la primera vida que se cobraba.

Escuché las palabras del muchacho mientras tomaba una de mis lanzas, a sabiendas que llegados a aquel punto no podríamos evitar el enfrentamiento. Era cierto que había algo extraño en ellos, pero por muy drogados que estuviesen dudaba que fueran a ser un problema. Existían miles de sustancias mágicas que se utilizaban para  aumentar las capacidades físicas de uno mismo, pero ninguna de ellas hacía aquel cambio permanente; la cosa era tan fácil como esperar a que los efectos pasasen, y después obtendría toda la información que quisiera de aquellos desgraciados. Por el momento empezaría por quitarnos de encima a los más débiles con una sacudida inicial... ya habría tiempo de encargarnos de los cabecillas.

- Si fuera tú me agacharía...

Mi energía dragontina se liberó casi al instante, saliendo despedida en forma de hoz hacia delante, embistiendo con su característica fuerza eléctrica a todo aquel que encontrara a su paso. Cuando ésta terminó de volatilizarse, varios de nuestros atacantes estaban en el suelo luchando contra los efectos del ataque, cuyo elemento seguramente les provocaba más que un simple cosquilleo. Sonreí divertido... Era el momento de hacer la primera de las muchas preguntas que poblaban mi cabeza.

- Pregunta número uno... ¿Sois vosotros los causantes de las explosiones en las minas? -dediqué una mirada inquisitiva al desafortunado que se encontraba más cerca de mí. Éste asintió.   
avatar
Raiden
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 27

Hoja de personaje
 : 1
 :
79/100  (79/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fría aldea de Narshe [Koiba]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.