Koiba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Koiba

Mensaje por Fal'cie Byregot el Sáb Nov 08, 2014 4:41 am



Koiba Shino



EDAD
25

RAZA
Hume

COSMOLOGÍA
28 de Enero. HALONE, la Furia.

ALINEAMIENTO
Caótico Neutro

PROFESIÓN
Caballero Oscuro

ORIGEN
Desconocido

FACCIÓN
Neutral



APARIENCIA

1.80 mts. de altura y 80 kg. de peso. Su cabello es de color rojo acenizado, al igual que el de la mayoría de hombres en su familia. Es caucásico y de ojos rojizos debido a experimentos fallidos con la energía MAKO en él. Es de apariencia llamativa por este hecho en particular y puede ser fácilmente reconocible.

No lleva una armadura pesada y oscura, a pesar de ser un Caballero Oscuro; sino sólo la parte del brazo izquierdo de una armadura cobriza, heredada de su abuelo materno.  Esto se debe a que es un ex miembro de SOLDADO y sólo recientemente ha descubierto su nuevo potencial.

Se ve prácticamente igual a la imagen, sólo que en realidad porta un espadón bastante más ancho.



PERSONALIDAD

Puede ser impulsivo e individualista, pero aprecia el apoyo de los demás y lo retribuye. Es bueno haciendo aliados y puede usar cierto carisma para convencer a las personas. Sin embargo tiene muchas dudas sobre su persona y no comprende muchas cosas de su alrededor, porque se siente muy abrumado luego de haber perdido la memoria.

Defiende lo que él cree correcto, pero tiene una inclinación latente hacia la oscuridad y la demencia que trata de controlar sin importar que tenga que hacer para acallarla. Es decir, le importa el fin mas no los medios. Prácticamente, en el límite entre la luz y la oscuridad, está ya en el umbral del reino de las sombras.


SINOPSIS

Su memoria estaba en blanco. ¿O debería decirse “en negro”? Despertó dentro de un tubo criogénico en un almacén abandonado en la ciudad de Nibelheim, sin siquiera recordar su edad. Una pequeño corte de luz fue suficiente para que abriera los ojos y se reincorporase de aquel letargo de sabe-quién-cuanto-tiempo. Al comienzo no sentía sus piernas, pero la desesperación le llevó a dejarse caer al casi congelado suelo laminado por plaquetas de metal.

Todo era silencio, nada más. No podía siquiera articular imágenes en su mente o sonidos capaces de ubicarlo en algún lugar de la realidad. Lo primero que hizo fue intentar de erguirse sosteniéndose del mismo aparato en donde se había despertado, pero todo fue en vano. Sin embargo, una pantalla verdesina a los pies de aquella máquina le devolvió su nombre. “SUJETO 7202 – B: Koiba”. Fin. Ningún apellido, ninguna referencia, nadie cerca a quien preguntarle nada. Una brisa gélida era lo único que podía sentir a su alrededor, y la sensación de que lo que fuese que sea aquel lugar, debía huir.

Cuando pudo ponerse en pie sus articulaciones inferiores le punzaban y ambos brazos fallaban por flacidez, pero no se detuvo hasta salir de aquel lugar. Siguió la corriente de aire que había encontrado, a tropezones y apoyándose en las paredes y objetos a su alrededor. Se estaba tomando demasiado tiempo, lo sabía, algo dentro de sí era capaz de sentir las cadencias y pulsaciones de su ritmo y de otro externo, extraño y fuera de sí. La amenaza. No se sorprendió de lo acostumbrado que se sentía a ese tipo de sensación. Algo le decía que era parte de sí… y a cada paso se sentía revitalizado.

Unos cuantos metros más y se vio en frente de un agujero en una pared, lo suficientemente grande como para que cupiera una persona. Libertad.

Mientras Koiba recorría las montañas nevadas de Nibelheim, asombrándose de la resistencia de su cuerpo físico bajo aquellas duras circunstancias climatológicas, trataba de recordar algo; lo que fuese. No lo entendía, ningún recuerdo llegaba a él. Nada de nuevo. Una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, y se desmayó.  Cayó rodando hasta chocar contra un árbol muerto, pero fue encontrado por una pareja de amables ancianos. Los viejos cuidaron de él hasta que se recuperó del entumecimiento y le proporcionaron algo de información básica: el lugar en donde se encontraban, la fecha y los últimos acontecimientos de la sociedad.

Aun así, sin absolutamente nada que le haga retomar la ilación de su propia historia, Koiba se enfrenta al redescubrimiento, a encontrar las respuestas que quizá no quiera escuchar; pero antes de eso necesita tiempo, espacio. Hay algo en su interior que no está bien, algo que puede sentir y de lo que puede decir, aún sin tener memorias del pasado, que nunca había vivido. Un fuego consumiendo su interior, como ennegreciendo su alma, cada vez se aviva más y más, y no hay quien lo detenga.




VIRTUDES

Atractivo, Carisma, Liderazgo, Percepción, Sigilo.

DEFECTOS

Analfabetismo, Pobreza.




Registro de Batalla

Combates PVP ganados: 0
Combates PVP perdidos: 0
Combates PVP empatados: 0

Combates PVM ganados: 0
Combates PVM perdidos: 0

Combates BOSS ganados: 0
Combates BOSS perdidos: 0

Misiones  de facción completadas: 0
Misiones de nación completadas: 0
Misiones libres completadas: 0
Misiones de facción fallidas: 0
Misiones de nación fallidas: 0
Misiones libres fallidas: 0
avatar
Fal'cie Byregot
El Constructor
El Constructor

Mensajes : 79
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.