Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Lloyd el Jue Nov 06, 2014 6:15 pm

-Lleva escapandosete varios días Lloyd ¿Qué piensas hacer?- Comentó uno de los miembros veteranos del clan. Llevaba allí muchisimo tiempo pero seguía en el mismo rango que un simple recluta. No le caía bien a nadie y encima olía a perro mojado tooodo el rato. Lloyd frunció el ceño y le miró a los ojos durante un largo rato, llevando ambas manos a las dagas largas que colgaban de su cinto. Simplemente apoyó las manos en ellas y finalmente relajó el rostro negando un par de veces con la cabeza- Vamos muchachito, todos sabemos que no puedes dar con él ¿Por qué lo sigues intentando?

-¿Te quieres callar Eldor? Con tus palabras estas bajando el coeficiente intelectual de toda la sala- Algunos que otros echaron una buena risa por el comentario de Lloyd, pero Eldor frunció el ceño y abrió la boca, buscando algunas palabras para contestar al joven muchacho. Finalmente y sin saber que decir, se giró y se fue a otro lado, Lloyd simplemente siguió rebuscando entre algunos papeles que había en un enorme corcho en la pared ¿Como podía ser que aquella pequeña bestia se le hubiera escurrido tantas veces?

Ya estaba oscureciendo y Lloyd necesitaba alguna buena idea para conseguir atrapar a aquél bicho. Bien era cierto que era un cazador, pero la suma de dinero que daban por entregar a la pequeña bestia viva era... ¡Enorme, maldita sea! El muchacho se acabó encerrando en un pequeño cuarto de dentro de la sede del clan, ideando en algunos papeles algunas ideas para conseguir capturar a ese bicho... a la mañana siguiente todo sería distinto. Aquella bestia acabaría siendo suya y nadie podía privarle de ese privilegio.

* * *

El día llegó más rápido de lo esperado y Lloyd se levantó con unas leves ojeras. Había dormido sobre 5 horas debido a todas las ideas que había tenido y apuntado. Rápidamente cogió todas sus cosas y las metió en unas pequeñas bolsas que llevaba atadas en la parte de atrás de su cinturón. Se abrochó rapidamente las botas y los guanteletes y marchó al piso de abajo. Una vez en la cocina recogió un par de trozos de pan bastante grandes y se los fue comiendo por el camino mientras corría hacia su destino; Una pequeña zona bastante alejada de la ciudad.

No tardó demasiado en llegar y ponerse a mirar todos los papeles que había llevado, y después de asentir unas cuantas veces sonrió y se puso manos a la obra. Lo primero que hizo fue volver a mirar el suelo. El viento movía la arena, y por eso mismo las huellas de la pequeña bestia que pasaba por allí cada mañana a las 12, no se podían ver. Pero en cambio, y cerca del manantial, se podían ver algunos signos de que algo había pasado por allí hacía más bien poco, tanto como por las pequeñas hierbas que sobresalían de alrededor del pequeño manantial, las cuales estaban pisadas, como por algunas pequeñas gotas de agua que se habían quedado pegadas en las mismas hierbas.

Si bien Lloyd no deducía bastante mal, la bestia debía haber pasado por allí hacía poco para... ¿Darse un baño? Bueno, no era momento de ponerse a psicoanalizar a la criatura, pero algunas de las palmeras todavía tenían fruto... y esa bestia volvería de nuevo a por ellas, como hacía cada maldita mañana.
Esta vez no escaparía, claro que no lo haría. Lloyd sacó algunas herramientas y se acercó a la palmera más cercana, escaló un par de ellas y quitó los frutos, guardandolos en una parte algo más alejada, dejando solo a una de las palmeras con frutos. Después se acercó a la misma y dejó algun partes de algo que era parecía ser bastante pegajoso en la parte medio-baja de la palmera, puesto que aquella criatura escalaba a base de saltos.

Después de todo eso se tumbó lo suficientemente lejos como para poder ver lo que se cocía por el manantial y para que lo que estuviera allí no le viese. Se estiró un poco y sacó un pequeño libro que guardaba en su bolsillo. Era verde, algo viejo y roto por las esquinas, pero el título era fácil de leer "Historias de un flan". Solo con ver la portada una enorme sonrisa se asomaba en el rostro del muchacho, y al cabo de un rato se acabó sentando mientras leía entretenido.

Al cabo de unos cuantos minutos, Lloyd alzó las orejas y miró al frente, agachandose y reptando hacia el manantial. Había escuchado algunos pasos y quería estar seguro de que la bestia se estaba acercando a por algo de comida. Cuando estubo lo bastante cerca como para poder ver a la bestia, Lloyd se colmó de felicidad al ver como se acercaba poco a poco hacia la palmera, olisqueando el aire a ambos lados.

-Vamos... un poco más pequeña...- Lloyd apretó los puños y esperó pacientemente mientras la bestia se movía hacia la palmera a la misma velocidad que se acercaría un caracol, parecía ser que se olía lo que podía llegar a pasarle pero no sabía como podría esquivarlo. La pequeña bestia finalmente apoyó ambas manos en la palmera, y cuando se dispuso a pegar un brinco para comenzar a escalar la palmera. Un enorme ruido hizo que la bestia retrocediera un par de pasos, y mirase al foco del ruido.

Lloyd frunció ceño y se abalanzó contra la bestia, pero esta le esquivó sin demasiada dificultad, consiguiendo así que Lloyd se comiera toda la arena del suelo. A continuación, la bestia dio media vuelta y echó a correr como alma que lleva el diablo.

-¿¡Pero que demonios!? AAAAAAAAAAAAAGH- Lloyd escupió toda la arena que se le había acumulado en la boca y comenzó a mirar a todos lados, buscando el foco de aquél ruido que había espantado a la presa que llevaba intentando cazar durante tantos días.
avatar
Lloyd
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Ladrón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Junior D. Legwin el Vie Nov 07, 2014 11:29 am

Segundo día en Rabanasta, el primero había sido tranquilo y en el segundo el entrenamiento ya había terminado, fue bastante duro y me había demostrado que me faltaba mucho para ser la estrella del equipo, e incluso sería difícil convertirme en titular, tenía que entrenar, qué ser mejor y todo eso antes de que fuera el día del partido.

Robé tras el entrenamiento una pelota del campo que nos dieron, y mientras me iba un compañero del equipo, otro de los novatos me llamo la atención- Creo que tu firma aun no valdrá nada, ni aunque este en una pelota que hayan usado las estrellas-Dijo en tono burlesco desde mi espalda, me volteé al verle, era un Miqo’te que ya había demostrado su potencial en el entrenamiento, y que al parecer era uno de los favoritos por la afición.

-Es un regalo para una amiga-Dije falsamente, no quería admitir ante alguien así que necesitaba entrenar un poco mas.
-Ya, claro-Dijo riéndose.
-Bueno… Nos vemos a la noche, guárdame el secreto, ¡porfa!-Le dije haciendo una pequeña reverencia para justo después salir corriendo con el balón en la mano.

***

Y de nuevo me costó horas saber por dónde podría entrenar en Rabanasta, al final me decidí por las afueras, donde no parecía haber nadie y podía chutar contra los cactus que parecían se bastante robustos. Para no llamar la atención no iba con la ropa del equipo, si no que había agarrado unos ropajes azules y negros que tenían algún que otro detallado  llamativo, obviamente también había dejado mis armas en casa, pues mi intención no era ninguna más que entrenar al Blitzball.

Así que nada más llegar me planté sobre la palmera que más grande vi, le di varios golpecitos para comprobar que obviamente estaba en perfecto estado y entonces retrocedí mirando fijamente el cactus mientras votaba el balón del suelo a mi mano, me alejé lo más que pude, calculando mi pierna hasta donde podría chutar en tierra.

Y finalmente agarre el balón y lo lancé hacia arriba con fuerza, retrocedí unos pocos pasos en lo que el balón subía a lo más alto y después avancé de nuevo mientras esté bajaba, saltando cuando lo vi oportuno y golpeando con mi pierna la pelota haciendo que saliera disparada contra la palmera y chocara contra está haciendo un ruido bastante fuerte al chocar, ¡Perfecto! Me dije a mi mismo mientras corría para coger el balón que había sido disparado hacia arriba y pronto caería empalmando el chut inicial con otro en el aire consiguiendo que de nuevo rebotara, y así seguir encadenando uno tras otro.

Hasta que un ruido aún más fuerte que él que yo provocaba me interrumpió. Sin esperarme el ruido me desconcentré cayendo al suelo de pie a duras penas, agarrando el balón como pude cuando esté pasó a mi lado. Después de eso mire a mi alrededor buscando quien era la persona que había gritado, y no costó mucho en un lugar tan poco concurrido, por no decir desértico, encontrar a ese chico rubio que no parecía demasiado contento.

Al verlo me acerqué a él sonriendo.-Oye, perdona si te he molestado o algo… Estaba entrenando y…-Dije elevando la pelota para que la viera claramente-No me fijé en que había alguien más, ¡lo siento!-Le miré de arriba abajo, tenía algo de arena por la ropa, no mucha.-Perdona si te he despertado de la siesta, puedo intentar hacer menos ruido o… algo-Comenté ya algo nervioso sin saber por dónde continuar, pero no me gustaba enfadar a desconocidos en mitad de la nada.

Después de hablar bajé la pelota mirando a mi alrededor con mas tranquilidad, observando no muy lejos la silueta de un humano marcada en la arena y unas casi imperceptibles marcas de algo, ¿un animal? Difícil por esta zona. Bueno, lo que estaba claro es que le había molestado.-¿Puedo ayudarte en algo para pagarte la molestia?-Dije sonriendo.-Seguramente una firma mía valga millones pronto, te puedo dejar el balón luego-en ese momento eleve el balón manteniendo lo en un solo dedo y haciendo que diera vueltas.

Off: Perdón por no extender mucho y no darte mucho material, preferí dejarlo así y ya depende de la reacción de tu pj llevar el post por un lado o por otro. Y no dudes enviarme un PM por cualquier dato que necesites ^^
avatar
Junior D. Legwin
Rosa Salvaje - Activista
Rosa Salvaje - Activista

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Lloyd el Sáb Nov 08, 2014 7:50 pm

El chaval se había plantado delante de Lloyd con toda su jeta, como si lo que acababa de pasar se pudiera perdonar con unas simples palabritas que no repercutirían en nada ¡Pero no! ¡Las cosas no eran así y para colmo Lloyd estaba bastante enfadado! Llevaba ya varios días persiguiendo a esa criatura y se había vuelto a ir.

Ese era el sitio donde la criatura buscaba comida, pero ya había pasado por allí algunos días y casi todos habían supuesto una amenaza. Hasta los monstruos eran inteligentes, y seguramente ese era mucho más que otros. Y de todas formas no había que ser demasiado listo para saber que si volvía le esperaría otro tipo de trampa más...

Lloyd estaba mirando a todas partes, sin prestar demasiada atención a lo que aquél chaval le estaba contando. En ese momento no le importaba y, de todas formas ¿Quien demonios era? Le estaba impidiendo pensar con claridad.

Lloyd levantó un dedo durante un momento para que el chico se callara de una vez y cerró los ojos, intentando imaginar alguna ruta posible para saber hacia donde podría ir aquél monstruo. Quizás podría haber ido al manantial que estaba al norte de allí, cruzando por una de las calles menos concurridas de la ciudad. Quizás fuera un lío pasar por allí para llegar al otro manantial, pero si se daba prisa llegaría y quizás podría volver a intentar capturarlo... ¡Sí, eso mismo haría!

Peeeeeero aquél chico volvió a hablar, llamando de nuevo la atención de Lloyd, el cual se giró hacia él y le miró de arriba abajo, observandole. Le estaba ofreciendo un balón firmado... ¿En serio? ¿¡Un balón firmado que en unos años valdría mill...!?

-¿¡Pero que dices!?- Lloyd miró la pelota con una cara de confusión y enfado, negó un par de veces y le hizo un movimiento con la mano para que la apartara de su vista- En fin olvida eso, acompañame, te necesito y no puedes negarte, me has estropeado la caza palurdo.- Lloyd había resultado algo ofensivo con el chico, él era así... o más bien el mundo le había hecho ser así. Había trazado un plan donde aquél chico hacía de cebo... o algo por el estilo. En verdad no es que se lo fuera a ofrecer en bandeja, pero si bien había leído en el registro del clan, a aquellos monstruos les gustaba juntarse con sus parejos según el color de su pelaje. Y por suerte o desgracia aquél chico tenía el mismo pelo que aquella bestia, o por lo menos del mismo color- Te contaré más detalles cuando estemos cerca.

Lloyd se preparó para echar a correr hacia el otro lado pero se giró rápidamente volviendo a mirar al chico, y sin nisiquiera presentarse volvió a comentar un aspecto que el chico tendría que saber para poder seguirle la pista.

-Vamos a pasar por el callejón del "comerciante negro", sí, por ese mismo que la guardia no suele pasar, y sí, por ese mismo que es de clase extremadamente baja, sí, ese por el que suele haber bandidos y traficantes de armas, y no, no voy a cambiar de opinión... ¡Ah! Y sí, vas a acompañarme. Intenta mantenerte pegado a mí, dudo que haya mucho lío, seremos rápidos ¡No te pares! ¡Hay que darse prisa!

Y fue así como Lloyd echó a correr hacía susodicho barrio, esquivando el pequeño manantial a toda prisa y levantando más arena que otra cosa. Debían ser rápidos si querían llegar al manantial a tiempo y Lloyd esperaba con todas sus fuerzas que no tuvieran ningún problema en el callejón del "comerciante negro".

Hacía ya unas semanas había pasado por allí y había tenido que tumbar a un tipo y escapar de otro. Había vuelto a casa con un ojo morado y si se llega a quedar un poco más seguramente que con un riñón menos. Pero no había tiempo de pensar demasiado en ello, debían pasar por allí y se acabó; No había otra manera.

No tardaron demasiado en llegar a la entrada, la cual estaba más vacía que el bolsillo de un pobre. Los edificios estaban bastante destartalados y quejumbrosos. Había grietas por todas partes y en los huecos en los que no había edificios, se alzaban unas chabolas rústicas, hechas con trozos de metal, madera y paja.

El silencio se impuso en la zona, pero de vez en cuando se podían escuchar algunos ruidos provenientes de las chabolas. Gritos de hombre, lloriqueos de niños, ruidos fuertes de golpes, etc... el suelo era simple arena, no estaba pavimentado y lo peor de todo es que estaba lleno de piedras que dificultaban el paso a pié.

Lloyd se paró un momento en la entrada y miró a ambos lados, intentando saber cual sería el camino más corto para llegar al otro manantial, atravesando aquél barrio por el minimo de caminos posibles. Ese lugar no era moco de pavo y no debían quedarse más de lo necesario.

-Vale, es importante que no te separes absolutamente nada de mí, y si escuchas a cualquier otro decir cualquier cosa, sigue corriendo. Adelante- Concluyó Lloyd, entrando en aquél lugar tan oscuro, aún estando en pleno día.
avatar
Lloyd
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Ladrón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Junior D. Legwin el Miér Nov 12, 2014 4:32 am

Me daba la intención de que estaba hablando solo, de que no me escuchaba, pero aun así continué hablando, al menos hasta que me hizo una señal para que me callara cerrando los ojos, le mire extrañado encogiéndome de hombros para mí mismo. En ese momento, decidí aclararle lo de la firma, pero me corto, preguntándome porque decía mostrando una mezcla de confusión y enfado para descartar enseguida mi idea, eso sí obligándome a que le acompañara y de una forma que no mostraba nada de amabilidad.-Si, buena forma de pedir ayuda-Le dije entre quejas sin ser siquiera escuchado.

Los detalles llegarían más tarde, ahora mismo solo se molestó por contarme que íbamos a pasar por un callejón que poseía un nombre un tanto peculiar. Si seguir a un desconocido a un sitio desconocido ya es mala idea, si ese sitio resulta ser uno de los peores por los que has pasado nunca ya se vuelve una locura.-Yo veo mejor darte el valor y esperar unos años…-Dije en un mar de inseguridad, pero no parecía tener alternativa, o al menos no actuando pasivamente, ¡seguro que no pasaría nada!, o eso me intentaba decir a mí mismo cuando el chico comenzó a correr y por supuesto yo junto a él.

-Corre con más cuidado-Gruñí tapándome la cara por toda la arena que estaba levantando con su sprint.

Al entrar en la zona de la ciudad que él había comentado yo siquiera me habría dado cuenta de que estábamos, al menos hasta escuchar distintos sonidos preocupantes que había por la zona. Cuando mi forzado compañero se detuvo yo lo hice junto a él, esperando a ver que hacía, y estando ligeramente en guardia por si pretendía hacerme algo malo. Pero lo único que hizo fue pedirme que tuviera cuidado y no me separara de él, sin problema, ¿no? Parecía algo bastante simple.

De nuevo comenzamos a correr, y en ese momento olvide incluso lo que estábamos haciendo, simplemente mientras mi cuerpo le seguía yo andaba pensando en mi entrenamiento, en el partido, en que harían esta noche por televisión y muchas otras cosas que obviamente no tenían nada que ver con lo que estaba ocurriendo.

Y el problema llegó allí, al estar absorto en mis pensamientos y escuchar un fuerte grito de mujer en una de las casas cercanas. –¿¡Has oído eso!?-Reaccioné corriendo hacia esa chabola, derribando instintivamente la puerta de una patada y poniéndome en pose de lucha, aunque desarmado, esperando ver que estaba pasando. Y enseguida vi que era un error. El interior de la “casa” estaba hecha polvo por dentro, todo destrozado, lo único que estaba en condiciones en ese lugar era una enorme televisión que tres hombres muy grandes y con pintas no muy amigables estaban viendo sentados en un destartalado sofá.-Mi… Mierda-Hablé en voz alta mientras simplemente estaba paralizado.

-¿¡Que mierdas hace ese crio!? -Gritó uno de los hombres mientras se levantaba agarrando un espadón que había en la pared.
-¡Hagámosle pagar la puta puerta!-Añadió otro mientras agarraba una pistola polvorienta y me apuntaba.
-Ah… Per… Perdonar… escuche… gr…-Hablaba medio paralizado, y no pude llegar a terminar la frase, pues esos “monstruos” comenzaron a correr hacia mi provocando entonces mi huida inmediata, corriendo hacia el chico del que no me tendría que haber separado en ningún momento.

-Creo que tendremos que movernos más rápido para esquivar a estos tios…. Y…. eh… lo siento?-Dije rascándome la cabeza sin tener muy claro que hacer ante esta situación, realmente ahora sí que la había cagado dejándome llevar por mis instintos. Aunque realmente ya teníamos que correr antes… Tampoco era tanta la diferencia, o eso quería pensar….

Al menos al principio forcé al chico a correr, aunque seguramente el también querría hacerlo, no era momento de plantar cara a nadie.-¡Vamos, corre! No puedo llegar al partido de Blitzball en tres días habiendo recibido una paliza-Dije mientras corría, no podía dejar que me alcanzaran, por nada del mundo.
avatar
Junior D. Legwin
Rosa Salvaje - Activista
Rosa Salvaje - Activista

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Lloyd el Miér Nov 12, 2014 12:58 pm

¡Pero que demonios haces!— Lloyd estaba flipando, no podía creerse lo que acababa de hacer el otro chico. Previniendo lo que podría llegar a pasar Lloyd sacó de una de sus faltriqueras una especie de cable bastante largo y muy dificil de ver, lo enroscó en uno de los barriles del otro lado de la calle para luego correr hacia el otro lado y atarlo en una piedra que se encontraba entre dos casas. Todavía recordaba de donde había sacado aquél hilo, y lo mejor de todo es que resultaba demasiado útil.

Había sido en una tienda de baratijas. Resultaba que valía para coser, pero era realmente resistente a los tirones, por lo que las pocas maneras de cortarlo eran con objetos afilados o con una fuerza bastante tremenda.

¡Ven rápido!— El muchacho se paró delante de él para comentarle algo, pero Lloyd frunció el ceño ligeramente enfadado. Cogió la pelota del muchacho y se la tiró en toda la cara a uno de los bandidos, con la suerte de que la propia pelota rebotó hasta las manos del Albheed—. Has tenido suerte de recuperar tu pelota. Ahora pasa por aquí.

Lloyd cogió un poco de la camisa a Junior y lo levantó ligeramente, sin que los otros lo notara, para que pudiera pasar por encima del cable y seguir corriendo. Echaron por pata como alma que lleva el diablo, y cuando miraron hacia atrás para ver que había pasado con aquellos bestias, todos chocaron con el cable y cayeron uno encima del otro. Lloyd se rió un poco mientras corría y torció el camino en varios callejones, hasta poder esconderse en una especie de almacen de barriles. Señaló otro de los barriles para que Junior se escondiera y esperó.

Mirando por una de las rendijas del barril consiguió ver a los hombres pasar a toda velocidad, luego esperó unos minutos y dio unos pequeños brincos hasta colocar el barril al lado del barril de Junior, y desde dentro suspiró aliviado.

¿¡Pero como se te ocurre!? ¿¡No sabes seguir unas reglas básicas o qué!? ¡Te dije que me siguieras! Por eso mismo trabajo solo... en fin...— Lloyd negó un par de veces y aún con el ceño fruncido se encogió un poco más dentro del barril, esperando—. De todas maneras sé por qué lo hiciste... solo tienes que pensar un poco más con esa cabeza que tienes y observar un poco, estaba claro que el ruido provenía de una tele...— En cierta manera, Lloyd había respetado lo que había intentado el muchacho. No es que le gustase mucho la gente, pero tampoco le gustaban las injusticias-. Soy Lloyd, creo que se me olvido decirtelo. Ahora salgamos de aquí y vayamos hasta donde tenemos que ir.

Lloyd salió del barril junto a su nuevo compañero y se dio la vuelta, marchando por otro de los callejones. En cierta manera, Lloyd no se había equivocado al elegir el camino, pero ambos compañeros acabaron en un camino que llevaba hacia una casa bastante lugubre. El rubio alzó levemente una ceja y se acercó a la casa, dudoso.

Esto nunca antes había estado aquí... sería mejor evitarla, no quiero meternos en más líos— pero no todo era tan fácil, cuando fue a mirar hacia el camino por donde se encontraba la ruta hacia el Oasis vio una valla bastante alta, llena de pinchos en su parte superior—. Genial, parece que vamos a tener que tomar la otra ruta... a no ser qué...— Lloyd comenzó a pensar un poco y observó la casa.

Parecía rotas por varias partes y algo resquebrajada. Llena de madera mohósa por fuera y de color marrón carbonizado. Las ventanas estaban totalmente impolutas y llenas de una especie de vaho que no dejaba ver lo que había por detrás de ellas. Parecía una casa bastante grande. Lloyd se ladeó y la observó desde otro punto de vista. Seguramente tuviera alguna salida por otro lado, puesto que parecía alguna especie de colegio antigüo.

Vale, creo que podemos entrar en la casa y quizás consigamos salir por el otro lado. Prefiero hacer esto puesto que la otra ruta que debemos tomar es bastante más larga...— Lloyd miró a Junior un momento y abrió ligeramente la boca, luego ladeó la mirada mirando la valla y negó, mirando de nuevo a Junior—. En serio, oigas lo que oigas quiero que estes pegado a mí, debemos ir juntos si queremos salir de aquí.

Y fue así como el pequeño grupo se internó en aquella horrible casa. Lo peor de todo es que aunque fuera la hora de comer... el cielo estaba extrañamente oscurecido.
avatar
Lloyd
Clan Centurio - Cazabichos
Clan Centurio - Cazabichos

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 05/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Ladrón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Junior D. Legwin el Mar Nov 18, 2014 7:49 pm

De algún modo el chico había logrado que ambos escapáramos, aunque terminamos ocultos en unos algo apestosos barriles, o al menos el mío lo era. Al chico, que por fin me dio su nombre, le costaba entender como no había distinguido que el ruido no era real, yo simplemente no había pensado que gente en las condiciones en las que se encontraba esa zona tuviera dinero para costearse una tecnología así, por eso no había ni pensado un solo segundo que ese sonido podía provenir de una pantalla.

-Yo soy Junior, supongo que… encantado de conocerte-Dije sin intención de darle la mano ni nada por el estilo, pues había notado ya que el otro chico no era el más sociable del mundo.

Las únicas posibilidades para avanzar parecían ser una valla enorme y una casa en malas condiciones. Mientras Lloyd planteaba en su mente las posibilidades yo me acerqué a la valla colocando mi mano en esta y mirando hacia arriba, era alta, sí, pero podría saltarla si me esforzaba un poco al menos con mi nuevo potencial como Caballero Dragón.

Pensé en decirlo, pero no valdría la pena, al fin y al cabo solo me serviría para avanzar yo, así que simplemente me quede parado escuchando al chico que aunque no estaba del todo seguro decidió tomar la ruta por el interior de la casa, advirtiéndome de que esta vez sí que no me separara, simplemente me encogí de hombros y fui tras de él.

Abrimos la puerta principal que emitió un ruido chirriante al moverse, el cielo estaba bastante oscuro y eso hacía que en el interior del edificio todo se viera bastante mal pues aunque las ventanas estuvieran en buenas condiciones estaban tan sucias que bloqueaban levemente la poca luz que llegaba, busqué un interruptor para encender la luz del lugar, pero obviamente esta no funcionaba.

De todos modos, en la sala principal la oscuridad no era tan grave ya que se podía ver todo, tanto a la derecha como a la izquierda habían pasillos, y hacia arriba unas escaleras, todo ello en muy mal estado, faltaban alguno escalones y en el suelo habían algunos fragmentos del techo del piso de arriba.

-Menos mal que no tendremos que subir-Dije observando el mal estado del piso superior.

El plan era buscar una salida trasera por la que poder llegar al otro lado del vallado, era fácil descartar las múltiples puertas en línea que había a los lados, pues seguramente serian habitaciones clónicas. De todos modos simplemente seguí a Lloyd mientras el mismo inspeccionaba a su manera.

-¿Has escuchado eso Lloyd?-Le dije tomándolo de la ropa para que frenase, se escuchaban ruidos de golpes resonaban por todo el edificio.-Seguro que son fantasmas-Estaba totalmente convencido de que era eso lo que estaba haciendo ruidos, aunque no estaba para nada asustado.

Continuamos buscando por el edificio, habían muchos dormitorios y baños, alguna habitación con multitud de sillas y una pizarra, no me hizo falta explorar demasiado del edificio como para darme cuenta de que era.-Parece una versión pequeña y pobre del edificio donde entreno con el equipo, osea del edificio de entrenamiento de Rabanasta-Comenté a mi compañero al mismo tiempo que los golpes seguían escuchándose.-¡Y ya sé dónde estará ese fantasma!-Dije mientras cerraba los ojos intentando recordar el otro edificio que tenía más o menos la misma estructura y comencé a correr nada más recordé donde estaba la sala de entrenamiento.

Eso sí, esta vez no me iba a separar de Lloyd, así que le agarre del brazo el primer segundo para forzarlo a seguirme y luego simplemente le solté esperando a que confiara en mí. Una, dos, tres y cuatro puertas, tras correr por los pasillos tenia completamente claro que esa era la puerta, así que sonriente la abrí y acto seguido algo se abalanzó contra mí, me protegí con ambos brazos mientras retrocedía para protegerme de lo que resultó ser una escoba cayéndose de un almacén de limpieza.-Ah… Debía ser… cerca…-Dije algo avergonzado.

Apartando la escoba de mi cara me levante y abrí la siguiente puerta, para esta vez si, observar un centro de entrenamiento bastante grande, iluminado con pequeñas velas y con un chico de más o menos de nuestra edad, también rubio, golpeando un balón de Blitzball tan atento que siquiera se dio cuenta de que habíamos abierto.

-Ahí esta nuestro fantasma, seguro que él sabrá sobre esa puerta que buscamos Lloyd, ¿ves? Mi impulsividad es buena a veces-Bromeaba intentando que el joven se soltara un poco y fuera algo mas amigable.
avatar
Junior D. Legwin
Rosa Salvaje - Activista
Rosa Salvaje - Activista

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Hoja de personaje
 : 1
 :
16/100  (16/100)
 : Caballero Dragón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Interrupción en el momento exacto [Junior D.Legwin]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.