Los Viajes del Caballero Errante

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Viajes del Caballero Errante

Mensaje por Artheon el Jue Nov 06, 2014 12:09 pm

PRÓLOGO
SOY UN K'NABUL


Grimm K'nabul, ese maldito. Hace mucho tiempo, fue un paladín, un incondicional defensor de los débiles. Algunos lo recuerdan por salvar de una manada de lobos a los lalafell de Windya, una aldea que existía antes de que el Árbol Lifa surgiera y la hiciera trizas. Era un idiota valiente y afortunado... pero poco a poco, algo lo hizo cambiar. Grimm se transformó de la noche a la mañana, volviéndose un caballero oscuro y perdiendo todo rastro de la benevolencia que una vez habitó su ser. Sus propios amigos, paladines que seguían siendo fieles, lo ajusticiaron, pero luego de que asesinara a toda su familia. Hay una leyenda urbana, y quizá la hayas oído. Dicen que el fantasma de Grimm K'nabul se mueve por el Continente del Oeste, intentando que los puros de alma pierdan su esencia. Si quienes recordaron sus buenos actos aún lo hacen, recuerdan con más ahínco la masacre de la que fue capaz.

Dicen que uno de sus hijos se salvó, aquel que continuó el linaje K'nabul hasta el presente. Y... ding, ding, están leyendo el relato proveniente de uno de sus descendientes. No tienen idea de cuánto odio a ese fenómeno. Por su culpa, toda mi familia cayó en desgracia. Por mucho tiempo, mi padre, y su padre antes que él, trató de refugiarnos bajo una falsedad, un engaño de mierda. ¿Los Aziel? ¿Quiénes son los Aziel? ¿Quién nos hizo llamar así? No hay razón, no la hay. Tengo derecho, y toda mi familia tiene derecho, a usar nuestro legítimo apellido. No me gusta esconderme ni aparentar ser algo que no soy: soy un K'nabul, de la aldea de Knyra, no un "Aziel". Y así me hago llamar ante Gaia misma. ¿Tienes algo contra mí? Díselo a mi espadón.

Quiero limpiar mi nombre, el de mi familia, y el de mis antepasados. No merecemos cargar con los crímenes de un demente. Pero no voy a ir por ahí salvando abuelitas y bajando gatos de los árboles para demostrarlo. ¡Ja! Como si la gente agradeciera las labores de un héroe desinteresado. Yo sigo mi propio camino, y haré que las cosas resulten, de una forma u otra.

No te necesito, padre, no necesito que me digan qué debo hacer. ¡Yo ya lo sé!

Soy un caballero oscuro. Esta, es mi historia.
avatar
Artheon
Neutral
Neutral

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 23

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Viajes del Caballero Errante

Mensaje por Artheon el Lun Dic 22, 2014 7:24 pm

I
LA MARCA DE LA LUNA


Lo primero que debéis saber sobre mi familia, es que tuvo un pasado turbulento. No es que a mi padre le haya encantado contarme estas cosas en su tiempo, pero sé que alguien quería que nuestra familia muriera, y removió cielo y tierra para conseguirlo. Pero no hablo únicamente de matarnos a todos, no. Querían asegurarse de que pareciese que jamás habíamos existido. No hay que ser muy letrado para entender que nuestra mala fama tenía algo que ver con ello, ¿qué otra cosa podía ser? Las cosas resultaron bien; mi padre y su hermana, haciéndose de aliados importantes, detuvieron la conspiración y volvieron a construir Knyra, retirándose del mundo bélico al que habían pertenecido, y formando una familia estable y amorosa. Puaj.

¿Queréis saber más sobre el asunto? También yo. Preguntad a mi padre. Ja, eso os llevará a algo, seguro.

Soy hijo del ex capitán Stephanus, el actual líder de mi aldea natal. Dejó su retiro y sirvió cinco años a las Alas Rojas de Lindblum, convencido por su viejo amigo Leonid Crish, un piloto que sigue al servicio de la facción. Luchó en la Revolución de Koppe, tras la cual se jubiló recibiendo los máximos honores por su participación. Ahora pensaréis, ¿qué demonios hizo que mi padre, un hombre tan familiar y asentado como él, abandonase realmente su hogar, esposa e hijos para ir a volar barquitos y jugar a la guerra? Fue culpa mía, supongo. Mi "traición" no le sentó nada bien. Tenía que distraerse con algo, y él sabe tan bien como yo que, por muy pacifista que pueda ser, arriesgar el pellejo y sentir la batalla es algo que no te deja lugar para pensar en tonterías como que tu hijo de pronto haya decidido convertirse en caballero oscuro.

Mi madre es Matilda Matisse, una alquimista nacida en Arcadis. Conoció a mi padre por medio de su hermano Lyrius (el cual por cierto, es algo capullo). Sospecho que él y mi padre nunca se llevaron muy bien. Nunca me contó nada sobre ese follón, pero las veces que los he visto compartir en nuestras visitas a Rocadura, siempre hay algo de tensión en el ambiente, aunque parece que en el fondo guardan algo de camaradería. También tengo una hermana menor, Mindi. Vaya que solía fastidiarme un montón... Bueno, era algo mutuo. ¿Qué demonios me ocurre, me estoy poniendo sentimental? Sí, claro... Creo que será mejor que continúe con mi historia.

LÍNEA CRONOLÓGICA

Año 1028 dN – Nace mi padre, bautizado por el nombre de Cahen, en la entonces aldea de Nirhava. La aldea era pequeña e inestable en materia económica: cada vez perdía más habitantes, que se unían a los ejércitos o simplemente preferían pasar a la vida nómada o de ciudad.

Año 1031 dN – Mi familia pronto se quedó sin hogar, de modo que migraron desde el lejano Gran Barranco de Paramina hasta la costa este del Reino de Palamecia, cerca de la ciudad de Lindblum, en la región de Lionel. Así fue como nació Knyra, un nuevo asentamiento rural que comerciaba pescado fresco y bisutería con Alexandria. "Knyra" recibió ese nombre por la legendaria guerrera Knyra, una de las líderes del primer pueblo elezen que existió. Mi familia siempre ha dicho descender de ella.

Año 1052 dN – Cahen y su hermana Eowen despiertan en lugares diferentes sin recuerdos. Ha habido una batalla en Knyra, que ha sufrido un ataque de origen desconocido. Los dos hermanos se reencontrarían meses después tras aventurarse en verdaderas odiseas para recuperar sus memorias y deshacerse de los pañuelos de fuego encantados que permanecían atados a sus rostros, sellando sus mentes. Cahen adopta el nombre de Stephanus, quien fue su padre, pues es lo único que recuerda. Descubren que han sido víctimas de una conspiración que pretendía destruir a su familia para siempre.

Año 1053 dN – Stephanus y Eowen se enfrentan a la conspiración con ayuda de Skalybe Blurid y Sayla Delib, y salen victoriosos, por lo que reconstruyen Knyra. Un nuevo inicio, en un nuevo amanecer. Además, Stephanus contrae matrimonio con Matilda Matisse.

Año 1054 dN – Bajo los cimientos de las ruinas de Knyra, los Blurid desentierran un viejo códice que habla sobre el pasado de la familia Aziel. Se descubre que el nombre de "Aziel" es una fachada tras la cual se ocultaron los K'nabul, descendientes del caballero oscuro conocido como Grimm K'nabul, del cual hay una leyenda urbana que cuenta que su desgracia lo ata a este mundo, y que su fantasma patrulla el continente en busca de víctimas a las cuales otorgar mala fortuna. Desde entonces, los K'nabul sufren de mala reputación, y las personas que conocen ese viejo mito los evitan. Los Blurid, que son sumamente supersticiosos, dan la espalda a los Aziel y fundan la aldea de Teyrr, la cual se vuelve un asentamiento de caballeros dragón. Stephanus se opone a asumir su verdadero apellido y se refugia tras el nombre de Aziel, en busca de huir de los problemas que su linaje original podría causarle.

Año 1055 dN – Nací un cinco de noviembre. Según las costumbres religiosas, llegué a Gaia bajo la protección de Nophica, la Matrona. No soy muy adepto a los Fal'cie, y de cualquier forma, jamás entendí esa mierda de que nacer en tal mes te otorgaba ciertas cualidades. Para mí son puras tonterías.

El año en que nací fue el mismo en el que apareció el Árbol Lifa en el Reino de Palamecia. Una oleada de criaturas se extendió por todo el continente e incluso atacaron varias veces la aldea, pero mis padres y los demás pueblerinos consiguieron refrenar aquellos asedios. La tragedia de la invasión de monstruos causó muchas muertes e incontables heridos. Esos días llegaban muchos a Knyra, en busca de refugio o cuidados. El mismo día de mi nacimiento, una mujer de raza cetra llegó a la aldea. Stephanus y los demás se ocuparon de ella y salvaron su vida.

No obstante, a los pocos días luego de sanarse, la mujer me robó de la cuna y desapareció conmigo en el bosque que quedaba en las inmediaciones de la aldea. Cuando mi familia me encontró, la mujer se había esfumado sin dejar rastro. Sé que este misterio aún carcome a mis padres... y también a mí. Después de todo, aquella cetra plasmó en mi pecho una marca muy singular: una luna creciente oscura, negra, intensa, compuesta de runas incomprensibles.

Hoy... puedo sentir la marca. Escoce cuando me enojo, reacciona a mis poderes, me ayuda a canalizarlos. ¿Qué significa la marca? ¿Por qué aquella mujer me la hizo? ¿Con qué finalidad? No sé las respuestas a estas cuestiones.
avatar
Artheon
Neutral
Neutral

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 23

Hoja de personaje
 : 1
 :
0/100  (0/100)
 : Caballero Oscuro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.